Deportes

El Alpe d’Huez humaniza al hasta ahora intocable Christopher Froome

Actualizado el 19 de julio de 2013 a las 12:00 am

Deportes

El Alpe d’Huez humaniza al hasta ahora intocable Christopher Froome

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Francia. EFE Aparte de la locura y misticismo que el doble ascenso al Alpe d’Huez le aportó a la edición 100 del Tour de Francia , los 13,8 kilómetros de ascenso también le pusieron rostro humano al líder Christopher Froome.

Por primera vez en toda la prueba el intocable maillot amarillo flaqueó , víctima de una “crisis glucosa” que encendió las alarmas del Sky a menos de cinco kilómetros para la línea de meta.

Las cámaras captaron el momento justo de la crisis: cuando un apurado Froome levantaba repetidamente el brazo en busca del auxilio de la asistencia, todo esto ante el desconcierto del público.

En principio se pensó en un pinchonazo o un problema mecánico; pero las dudas se despejaron cuando Richie Porte, el gran escudero del líder, regresó en busca de una barra energética que salvó la jornada del equipo.

“ No es la primera vez que me pasa, es una hipoglucemia, es un sentimiento terrible, de vacío, pero es normal porque la etapa había sido muy dura, no hay que darle más vueltas” , dijo el británico nacido en Nairobi (Kenia).

La movida le costó a Froome 20 segundos de penalización en la clasificación general por el avituallamiento irregular y 200 francos suizos de multa; además le perdió el paso a Nairo Quintana (Movistar Team) y Joaquim Rodríguez (Katusha), los únicos favoritos que aprovecharon el mal cierre del británico en la fracción.

Pese a ese problema, Froome se mostró exultante. “Si esto es un mal día, me conviene perfectamente. Queda una etapa menos y he agrandado la ventaja con mis rivales ”, declaró con calma.

En cuanto a la sanción, Froome señaló que la acepta, aunque puntualizó que fue Porte quien bajó al coche y no él, una razón de poco peso para la organización.

De nuevo. Como sucedió en la víspera, Froome volvió a poner en duda la táctica del Saxo de Alberto Contador, segundo de la general y un décimo de la etapa.

“Esperábamos que atacaran y lo han hecho, pero cuando se ha ido Contador con (Roman) Kreuziger en la bajada no hemos sucumbido al pánico. Quedaba mucho, había que subir otra vez el Alpe d'Huez. Creo que ahí han gastado mucha energía” , dijo el líder.

PUBLICIDAD

En cambio, el maillot amarillo alabó la estrategia puesta en marcha por el Movistar y se mostró convencido de que el colombiano Nairo Quintana acabará en el podio.

Froome agradeció el trabajo de su compañero Porte a lo largo de todo el Tour y dijo que si no se hubiera sacrificado para ayudarle a ganar la carrera habría acabado encima del podio final de la fracción.

  • Comparta este artículo
Deportes

El Alpe d’Huez humaniza al hasta ahora intocable Christopher Froome

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota