Deportes

Pareja llegó desde Ciudad Cortés para ver el encuentro

Cuando la sangre calienta y hay nieve en el ojo la lluvia no moja

Actualizado el 07 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Estadio Nacional se llenó anoche para ver un partido esperado desde el 22 de marzo

El agua perenne durante toda la tarde cedió a falta de hora y media para el juego

Deportes

Cuando la sangre calienta y hay nieve en el ojo la lluvia no moja

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El disfraz fue muy original y muy claro el mensaje que querían dar estos aficionados no identificados que llegaron anoche al Estadio Nacional. | GRACIELA SOLÍS
Guillermo Arce se identificó hasta el pelo con la Selección Nacional, a la que llegó a apoyar en el trascendental partido. |  MEYLIN AGUILERA
ampliar
Guillermo Arce se identificó hasta el pelo con la Selección Nacional, a la que llegó a apoyar en el trascendental partido. | MEYLIN AGUILERA

La tarde lluviosa, la noche fría, las interminables presas, nada de aquello fue traba para que anoche la pasión futbolera convocara en el Estadio Nacional a un país con sed de revancha, con nieve en el ojo.

A pesar de que a las 5:27 p. m. las graderías no tenían ni el 10% de la capacidad del Nacional, la feligresía tica no falló a la cita.

Y no era para menos, pues el encuentro de anoche fue esperado por todo el país desde el 22 de marzo anterior; cinco meses y medio de querer gritarle a los estadounidenses todo el rencor de un juego nevado.

El fervor por ver a la Sele lo evidenciaron Alexánder Murillo y Yeiny Zamora, esposos que arribaron desde Ciudad Cortés al Nacional.

“Trabajo en la sucursal del Banco Nacional de Ciudad Cortés, venimos con la BN Barra; llegamos desde ayer (jueves) y hoy (ayer) no importa si llueve, hay que darle ánimo a estos muchachos”, dijo Murillo.

Pero el clima fue benévolo con los aficionados y poco antes de las 6 p. m. la noche entró y le quitó el protagonismo al agua, que se fue.

Para ser honestos, a pesar de la enorme expectativa que se generó, el ambiente previo al encuentro fue tranquilo, gran parte de ello por el enorme operativo montado por la Policía Municipal, la Dirección de Tránsito y la Fuerza Pública.

La lluvia acompañó a los aficionados durante toda la tarde y apenas una hora antes de comenzar el juego les dio tregua. |  JOSÉ RIVERA
ampliar
La lluvia acompañó a los aficionados durante toda la tarde y apenas una hora antes de comenzar el juego les dio tregua. | JOSÉ RIVERA

Conforme pasan los juegos las autoridades y los ciudadanos conocen mejor el Estadio Nacional, y entonces el acceso al inmueble se hace más fácil y rápido.

Y es que ayer era imperioso el control de los aficionados, sobre todo porque se consideró un partido de alto riesgo por parte de FIFA.

Pero la fuerza no hizo falta, pues el público no quería pelear, solo quería, desde las gradas, gritarle al mundo sus ganas de desquite.

Lo único que llamó la atención en las afueras del Estadio Nacional fueron las patrullas de la Policía Municipal decomisando mercadería a vendedores ambulantes y alejando a los revendedores de las calles aledañas.

Aparte de eso no hubo problema, los aficionados, fieles como siempre, llegaron dóciles a ver a su Selección Nacional ganar.

PUBLICIDAD

El recuerdo del partido nevado fue suficiente para teñir de rojo la obra donada por China, y para gritar y silbar cuando los norteamericanos salieron a estirar piernas.

Mas la locura estalló al momento que la Tricolor, la de todos, saltó a la cancha a calentar músculos, y, entonces sí, jugar un partido esperado desde aquel 22 de marzo.

El ambiente en el Estadio Nacional fue jovial y familiar. Los aficionados se comportaron y disfrutaron del partido. |  MEYLIN AGUILERA
ampliar
El ambiente en el Estadio Nacional fue jovial y familiar. Los aficionados se comportaron y disfrutaron del partido. | MEYLIN AGUILERA

Para ser honestos, a pesar de la enorme expectativa que se generó, el ambiente previo al encuentro fue tranquilo, gran parte de ello por el enorme operativo montado por la Policía Municipal, la Dirección de Tránsito y la Fuerza Pública.

  • Comparta este artículo
Deportes

Cuando la sangre calienta y hay nieve en el ojo la lluvia no moja

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota