Deportes

La lluvia no frenó la ilusión de la afición tica

Actualizado el 19 de junio de 2013 a las 12:00 am

Ticos soportaron con gran alegría los fuertes aguaceros que cayeron en La Sabana

Algunos panameños viajaron más de 15 horas para observar a su selección

Deportes

La lluvia no frenó la ilusión de la afición tica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A pesar del fuerte aguacero, la afición costarricense vivió como nunca el ambiente previo del triunfo ante Panamá, a pesar de que, desde las 4 p. m., la lluvia comenzó a merodear los alrededores del Parque Metropolitano La Sabana, el agua nunca pudo amedrentar la ilusión del pueblo por apoyar su selección.

El ambiente de fiesta que se vivió anoche en el Estadio Nacional deja claro que Costa Rica siente cada vez más cerca el regreso a un Mundial mayor de fútbol.

La efervescencia que existe entre los aficionados a la Tricolor quedó clara desde el martes anterior, cuando la Federación Costarricense de Fútbol anunció que las 35.000 entradas puestas a la venta ya se había agotado.

A falta de dos horas para que empezara el encuentro, los únicos boletos que estaban disponibles eran los 100 que estaban en manos de los revendedores.

Desde el sur. Un punto a destacar en la noche futbolera que se vivió ayer fue la presencia, desde temprano, de miles de panameños que viajaron, algunos más de 15 horas, para apoyar a su selección.

Entre ellos estaba Alfrodiz Acosta, administrador de empresas, quien regresó al país después de que hace 18 años sacó su carrera en la UIA.

Para Acosta, el viaje a suelo tico no solo tuvo connotaciones futboleras, si no también sentimentales, pues aquí fue donde conoció a su esposa (Wendy, otra canalera que hizo la universidad en la capital).

Tanto Acosta como sus coterráneos, nunca perdieron la alegría tan característica del panameño, ni siquiera cuando el aguacero más arreciaba sobre San José.

Media hora antes del arranque del partido, el agua amainó; pero 15 minutos más tarde, otra vez se volcó sobre La Sabana.

Así, con gramilla mojada, y los tacos de aluminio, la Selección Nacional saltó a la cancha para alegría a de un pueblo que lo vitoreó entre cánticos, butacas empapadas y multicolores capas plásticas de 1.000 colones.

La lluvia, a veces débil, a veces fuerte, no pudo apagar la ilusión del pueblo costarricense por regresar a una Copa del Mundo.

  • Comparta este artículo
Deportes

La lluvia no frenó la ilusión de la afición tica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota