Deportes

La gran muralla que cuestionó el orden mundial

Actualizado el 06 de julio de 2014 a las 12:00 am

La Sele se fue invicta de Brasil, con la mejor defensa y sí, también el mejor portero

Deportes

La gran muralla que cuestionó el orden mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La despedida de Costa Rica del Mundial de Brasil al final llegó solo porque alguien tenía que irse, porque el fútbol, tan ingrato y dulce como es, no admite dos ganadores.

Nada se le puede criticar y nada más se le podía pedir a esta enorme Selección que maravilló al mundo y que tuvo ante Holanda el más honroso de los adioses: invicta en un camino donde se topó a tres campeones del mundo y otros tres de Europa, eliminada por la vigente subcampeona y con la defensa menos vencida de la Copa. Y sí, también con el mejor portero.

Ninguno de los otros 31 equipos en este Mundial, ni siquiera los cuatro que desde el martes darán los últimos pasos en el camino hacia el título, pueden decir lo que hoy la Sele exhibe con orgullo: solo dos veces consiguieron anotarle. ¡Dos! Dos entre los cinco rivales a los que se enfrentó, dos en los 510 minutos que este caminar por Brasil le ofreció a tantos para intentarlo.

La última parada fue con la Oranje de Arjen Robben, un equipo que tenía siete partidos consecutivos anotando, que en este Mundial se burló de la todavía campeona España y que sigue adelante solo porque la ruleta de los penales así lo quiso. ¿Que el palo ayudó? ¡Claro!, pero el palo juega, y cuando no, siempre estuvo Keylor Navas.

Johnny Acosta se fajó en la marca con el holandés Jeremain Lens (17). Él fue parte de esa barrrera | EFE
ampliar
Johnny Acosta se fajó en la marca con el holandés Jeremain Lens (17). Él fue parte de esa barrrera | EFE

Navas y su barrera. Ese octavo lugar que ayer firmó la Tricolor estuvo adornado por miles de cosas, pero sin duda el peso de Navas y su defensa van adelante en el escalafón.

Intocable por casi cualquier flanco y con un orden y temple que solo la sin igual velocidad y drible de Arjen Robben cuestionaron, la zaga tricolor se llenó de elogios con cada presentación.

El primer gol, contra Uruguay, fue de penal; el segundo, ante Grecia, la renta que se paga por el desgaste de la inferioridad.

En eso ayudó el libreto y el ensayo, reflejados por ejemplo en la impresionante forma en que se manejó el fuera de juego.

41 veces fueron sorprendidos sus rivales en posición prohibida: seis Uruguay, 11 Italia, una Inglaterra, 10 Grecia y 13 Holanda. Eso, damas y caballeros, es trabajo.

Después de ahí no hubo más. Nada para Italia, nada para Inglaterra y nada para Holanda. Y cuando algún descuido o una genialidad abrió algún espacio apareció Navas, enorme por donde se vea, impasable casi al borde de lo ridículo.

La FIFA lo destacó ayer tras el pitazo como el mejor portero en lo que va de la Copa, con un porcentaje de efectividad del 91,3% por sus 21 intervenciones salvadoras. Queda por ver si alguien podrá superar eso en lo que falta.

Por eso esta fue la gran muralla que cuestionó el orden mundial y la lógica y tradición del fútbol, un adorno más de esta Selección que ayer pospuso un poco la ilusión, y que volverá el martes al país a las 12:20 p. m.; para, ojalá, ser recibida como campeona.

  • Comparta este artículo
Deportes

La gran muralla que cuestionó el orden mundial

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota