Deportes

El gol de la clasificación a Brasil 2014 no fue suficiente para celebrar

Actualizado el 17 de octubre de 2013 a las 12:00 am

El agónico tanto de Jamaica pospuso el festejo durante una hora

Deportes

El gol de la clasificación a Brasil 2014 no fue suficiente para celebrar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Rándall Brenes se convenció de que ganaría el mal despeje del arquero Richard McCallum y así lo hizo, anticipando el movimiento de un zaguero de Jamaica.

Chiqui adelantó el balón hacia una esquina del área grande y giró en dirección al marco, pues Jermaine Taylor le regaló el espacio necesario para hacerlo.

El hombre del Cartaginés tuvo la convicción de que un intento suyo podría ser determinante para abrir el cerrojo de un partido complicado y donde la Tricolor no hallaba la senda del gol.

Brenes levantó la mirada y observó un resquicio entre el poste más próximo y McCallum, fue el mismo sitio que eligió para dirigir su remate.

La fuerza que le dio al esférico no ilusionó a nadie más que a él; sin embargo, cuando este cruzó la línea de gol, una nación entera estalló en júbilo por la eventual clasificación a Brasil 2014.

Dicho tanto parecía ser suficiente para el ansiado objetivo, los caribeños no luchaban por nada y su arsenal ofensivo lucía limitado para vulnerar a un equipo que sabe defenderse.

Así es el fútbol y no hay lógica: al minuto 93 Jermaine Anderson aprovechó un descuido en la marca de la Tricolor para decretar la igualdad a uno.

Rándall Brenes (14) desató el jubilo en una nación entera al marcar el gol que aseguró el boleto a Brasil. Atrás, José Miguel Cubero. |  MEYLIN AGUILERA
ampliar
Rándall Brenes (14) desató el jubilo en una nación entera al marcar el gol que aseguró el boleto a Brasil. Atrás, José Miguel Cubero. | MEYLIN AGUILERA

El resultado obligó a Costa Rica a esperar una hora más, mientras finalizaba el compromiso entre Honduras y Panamá.

No eran los tres meses que se aguardaron para clasifcar a Italia 1990. Tampoco era un gol agónico como el del estadounidense Jonathan Bornstein, que dejó a la Selección sin Sudáfrica 2010.

Sin embargo, el sufrimiento nunca será agradable y menos cuando los canaleros estuvieron tan cerca de posponer la fiesta.

Con un 2-2 final en Tegucigalpa, el camerino de Costa Rica en Kingston explotó en felicidad y la afición se tiró a las calles.

Era el justo premio a un equipo que luchó contra todo para cumplir el gran sueño de volver a una Copa del Mundo. ¡Y Pinto lloró!

  • Comparta este artículo
Deportes

El gol de la clasificación a Brasil 2014 no fue suficiente para celebrar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota