Deportes

El festejo de Klinsmann en 1988 se dio en un cafetal

Actualizado el 01 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Deportes

El festejo de Klinsmann en 1988 se dio en un cafetal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen de Klinsmann en 1988 con el Stuttgart, en Costa Rica.  | ARCHIVO
ampliar
Imagen de Klinsmann en 1988 con el Stuttgart, en Costa Rica. | ARCHIVO

Jürgen Klinsmann se encontraba en Costa Rica hace 25 años, como centro delantero del club alemán VfB Stuttgart, cuando fue sorprendido con una noticia que lo involucraba directamente.

Un tanto suyo, anotado en el torneo de la Bundesliga, fue declarado “el gol del año 1987” por 300.000 votos de los 500.000 enviados por seguidores del principal canal de la televisión alemana.

Fue un tanto de antología, una media chilena espectacular, ante la meta defendida por el arquero belga Jean-Marie Pfaff, el 14 de noviembre del 87, cuando el Stuttgart goleó 3-0 al Bayern Múnich.

“Ese ‘gol del año’ fue un júbilo grande, algo increíble, y hubo una fiesta fantástica. Para mí no hay secretos como goleador, ya todo está inventado”, confesó Klinsmann el 24 de enero del 88 a la desaparecida revista Triunfo .

La elección de la conquista de Klinsi tuvo repercusión en la entonces Alemania Occidental y se hizo pública el 16 de enero de 1988. El programa se llamaba Sportschau, de la estación ADR , en Colonia, que entonces era el número uno de la televisión de ese país.

Personal de la televisora se desplazó desde Europa al país para filmar un espacio especial con Klinsmann, en el cual se incluyeron tradicionales musicales ticos.

Entre miembros de la prensa alemana y la colonia teutona en el país, Jürgen fue entrevistado en el cafetal de una finca en La Ribera de Belén, Heredia. En el programa participó Francisco Delgado, el popular personaje capitalino de Tango, entonces malabarista del balón, con pelota de tenis o de fútbol.

En el minidocumental de seis minutos se utilizaron 30 sacos de café, en los cuales el europeo introdujo cinco veces, con la cabeza, la pelota de tenis que le sirvió Tango.

El hoy seleccionador de Estados Unidos se hizo acreedor esa vez de una medalla de oro que le fue entregada una vez que dejó Costa Rica y regresó a territorio alemán.

  • Comparta este artículo
Deportes

El festejo de Klinsmann en 1988 se dio en un cafetal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota