Deportes

Oscar y Neymar: la sangre joven que mueve a la Canarinha

Actualizado el 12 de junio de 2014 a las 10:51 pm

Deportes

Oscar y Neymar: la sangre joven que mueve a la Canarinha

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La Brasil de Luiz Felipe Scolari puede no tener la vistosidad de la mayoría de sus predecesoras, pero guarda entre sus filas la juventud para recuperarla.

Oscar y Neymar demostraron en el triunfo inaugural de la Canarinha que por sus piernas pasa la ilusión del hexacampeonato y la alegría que siempre le corresponde a esos que aseguran haber perfeccionado el fútbol.

Antes de destacar todo lo bueno que pueda tener el extremo del Barcelona, hay que hacer un alto para hablar de su homólogo en el Chelsea, ese incansable atacante que ayer se metió por cuanto espacio quiso y volvió loca la última línea de Croacia.

Primero por derecha y más tarde por izquierda, Oscar bien pudo ser elegido la figura de un encuentro en el que asistió para el primer gol y colocó en la pizarra el tercero, pero el doblete de Neymar y su mediático brillo pudieron más.

Aún así, lo del 11 brasileño se escapa de las palabras. Su pulmón le dio para oficiar de recuperador y correr las dos bandas, quebrar el centro de la defensa balcaníca o cerrar la línea en busca de algún compañero, todo adornado con un pique en corto y un drible de sello “hecho en Brasil”.

Neymar, en cambio, sustituyó ese sacrificio por la frialdad de ese que llegó a la Seleçao con la ineludible promesa del gol.

El lateral brasileño Marcelo (6) termina por enviar al fondo de las redes un balón que el croata Jelavic (9) apenas había logrado desviar.   | AP
ampliar
El lateral brasileño Marcelo (6) termina por enviar al fondo de las redes un balón que el croata Jelavic (9) apenas había logrado desviar. | AP

El empate 1-1 fue todo suyo, porque el balón que recibió de Oscar fue apenas la chispa para lo demás. El delantero encaró, perfiló y se sacó un zurdazo colocado con lo justo para besar el paral y desatar el júbilo de un estadio que cayó rendido a sus pies.

Después de ahí siguió desgastando la cada vez menos entera defensa croata, un bastión agrietado luego de su primer tanto en un mundial y que sufrió cada vez más con las arremetidas demasiado incómodas del extremo, decidido a brillar en su casa.

Así aguantó Croacia hasta que la sombra del error del central japonés los castigó con frialdad con ese señalamiento que solo él interpretó como penal.

Como no podía ser diferente, fue Neymar el encargado de cobrar desde los once pasos. De ahí sacó un remate lo suficientemente potente para evitar que la buena intención del guardameta balcaníco le aguara la fiesta.

Así se gestó el necesario triunfo verdeamarela: con la sangre joven de la vieja Brasil.

  • Comparta este artículo
Deportes

Oscar y Neymar: la sangre joven que mueve a la Canarinha

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota