Deportes

Holanda pagó con sudor el primer boleto a octavos

Actualizado el 19 de junio de 2014 a las 12:08 am

Un inspirado Tim Cahill estuvo cerca de amargarle el festejo al conjunto tulipán

Deportes

Holanda pagó con sudor el primer boleto a octavos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Robin van Persie recibe el abrazo eufórico de sus compañeros tras el empate. Mckay (17) y Wilkinson (22) lamentaron la anotación. | AP

Holanda se convirtió el miércoles en la primera selección clasificada a los octavos de final del Mundial de Brasil, un boleto que pagó con sudor ante una Australia que por un momento soñó con la sorpresa.

La victoria 2-3 ante los oceánicos estuvo lejos de ser el partido que se vendió en la previa. No fue la Holanda arrolladora que goleó a España ni la Australia que terminó rendida ante Chile; sí fue uno de los mejores choques que hasta el momento ha ofrecido la Copa.

Tulipanes y canguros se enfrascaron en un duelo de ida y vuelta que solo la metralla naranja fue capaz de resolver, porque antes del gol del relevista Memphis Depay al 68’ no había ni un claro dominador ni un favorito a los tres puntos.

En eso tuvo gran mérito Tim Cahill y compañía, dueños de ese corazón retador que por un buen rato hizo tambalear al talento de Arjen Robben y los suyos.

Sorpresa. Subida a la autopista hacia octavos tras ese 5-1 contra la campeona del mundo, Holanda apareció en escena con la casi vaga tarea de la confirmación, porque ya el cartel de favorito lo había enarbolado algunos días antes.

Delante tenía a una Australia que había permitido tres goles contra Chile en su estreno, un equipo de atestados nulos en comparación a su prueba anterior pero que se sabe líder indiscutible de su zona.

Por eso la nueva joya de Robben, apenas al 20’, calzó justo en ese guión pre-establecido. Fue un contragolpe menos furibundo que aquel de unos días atrás pero igual de efectivo. El 0-1 que jamás presagió lo que se venía.

Un pase lejano desde la derecha acabó con la alegría tulipán de golpe, estrellada en el botín izquierdo de un veterano Cahill que se adornó con una de las mejores conquistas de este joven certamen.

Ahí, al 21’, Holanda se dio cuenta de que iba a sufrir si quería los tres puntos y Australia confirmó que estaba lejos de ser menos.

Tuvo incluso para ilusionarse. Al 56’ el lateral Daryl Janmaat coronó una tarde gris con una mano en el área. Fue una acción que no reflejó intención pero con el gran pecado de no esconder el brazo. Una falta que Mile Jedinak se encargó de cobrar cara con el 2-1 al 58’.

Había sorpresa en Porto Alegre, pero no demasiada en el grupo de Louis van Gaal.

Poco después, un pase filtrado de Depay quebró la hasta entonces sólida línea australiana y encontró solo a Robin van Persie en la puerta del área. Después de ahí fue cuestión de perfilarse y rematar para apagar la llama oceánica y reavivar la europea. 2-2 con más de 20 minutos por jugar en el marcador.

Y perdonó Australia, porque al 67’ Tommy Oar intentó, con el pecho, volver a enderezar la barca, pero su remate solo malogró el pase de Mathew Leckie, la última jugada antes de la sentencia naranja.

Depay, con un remate que se confabuló con la mala reacción del portero Maty Ryan, puso el 2-3 definitivo y le encomendó el visaje de su boleto a Chile, que tres horas después condenó a España.

  • Comparta este artículo
Deportes

Holanda pagó con sudor el primer boleto a octavos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota