Deportes

Llegada de la Selección al País

Fidelidad tica recibió a los mundialistas con fervor

Actualizado el 12 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Más de mil personas llegaron al aeropuerto en la madrugada a darles la bienvenida

A pesar de que no hubo caravana ni asueto, cientos continuaron la fiesta

Deportes

Fidelidad tica recibió a los mundialistas con fervor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

A la espera de la Selección Nacional (Marcelo Poltronieri)

Alajuela. Sí hay algo que mueve a este país es el fútbol, apasionante deporte que ayer volvió a despertar las pasiones de toda una nación, la cual agradeció a más no poder la clasificación a la cita mundialista.

Más de mil personas perdieron sus horas de sueño y hasta su voz, desafiando al frío que generaba la madrugada, con una sola melodía, con tal de recibir a su Selección.

Comparsas, pitos, bailes y las acostumbradas canciones de la Sele pusieron el ambiente, los fieles disfrutaron cada segundo antes de que abordara al país la Tricolor .

A eso de las 2:35 a. m. aterrizó el avión patrio al aeropuerto Juan Santamaría, momento en el que la noche alcanzó el éxtasis.

En una sola voz, los cientos de agradecidos dieron bienvenida a sus muchachos cantando y gritando a todo pulmón las hermosas letras del Himno Nacional.

“Cuando alguno pretenda tu gloria manchar, verás a tu pueblo valiente y viril”, fue la estrofa que más incrementó el sentimiento de los presentes, ¡Fue hermoso!

En lo que la piel volvía a su normalidad, salieron los primeros seleccionados para volver a erizar lo que el frío nunca logró.

A pesar del cansancio, jugadores y aficionados fueron uno otra vez, aunque fuera por poco tiempo.

Cientos de aficionados costarricenses rodeaban una de las comparsas que ponía el ambiente en las afueras del aeropuerto Juan Santamaría la madrugada de ayer, minutos antes de que llegara la   Sele   al país.  | RAFAEL PACHECO
ampliar
Cientos de aficionados costarricenses rodeaban una de las comparsas que ponía el ambiente en las afueras del aeropuerto Juan Santamaría la madrugada de ayer, minutos antes de que llegara la Sele al país. | RAFAEL PACHECO

Joel Campbell no logró resistir la emoción y el sentimiento, bajó del bus que los iba a transportar y entre las rejas de seguridad y el medio de transporte, bailó y brincó al frente de sus fieles seguidores.

“¡Oe, oe, oe, oe, Joel, Joel!” le respondía la multitud agradecida con el cariñoso gesto que mostró uno de los jugadores más consentidos y que sin duda tras eso lo será más.

Cuando la totalidad de la representación patria ingresó al bus, salieron con destino hacia el Proyecto Gol, para de ahí partir a descansar.

Si bien no fue en caravana ni se decretó asueto, muchos siguieron el recorrido de la Tricolor en busca de más contacto, de más cariño y de más festejo con los jugadores.

Ya eran las 4:50 a. m. y la celebración llegó a su final cuando los jugadores partieron hacia sus respectivas casas a descansar.

PUBLICIDAD

Posiblemente la mayoría dormiría un par de horas antes de ir a trabajar, otros ni eso y sin importarles el desvelo, pues la ilusión que deja la posibilidad de asistir a otro mundial genera más sueños que una noche entera de descanso.

Ahora solo queda seguir apoyando a este grupo de jugadores que no permitieron que nadie intentara manchar nuestra gloria; por eso y por lo que significa el fútbol en nuestro país: ¡Vivan siempre el trabajo, la Sele y la paz!

  • Comparta este artículo
Deportes

Fidelidad tica recibió a los mundialistas con fervor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota