Deportes

Cristiano Ronaldo no hizo la quijotada para Portugal

Actualizado el 17 de junio de 2014 a las 12:00 am

Alemania fue un gigante real y no un molino de viento como los de Don Quijote

Deportes

Cristiano Ronaldo no hizo la quijotada para Portugal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En un lugar de la cancha, de cuyo nombre Portugal no quiere acordarse, el mejor jugador del mundo, Cristiano Ronaldo, no logró la quijotada de derrotar a Alemania.

Por el contrario, lejos de lucir como el ingenioso hidalgo al que nos tiene mal acostumbrados en el Real Madrid, se mostró como un caballero de la triste figura al frente de la selección lusitana.

Además, no contó en su equipo con el respaldo de escuderos que le ayudaran en la difícil empresa de vencer a un rival que fue gigante real en vez de molino de viento.

El peor actor de esta novela de 90 minutos fue el defensa Pepe, quien al minuto 36 del primer tiempo se hizo acreedor a una inapelable tarjeta roja tras comportarse como el Sancho Panza de Miguel de Cervantes: “Sin sal en la mollera”.

Las expectativas estaban puestas en Ronaldo, quien el pasado 19 de noviembre protagonizó la quijotada de anotar el triplete con el que su escuadra postró a Suecia en su propia casa por marcador de 3 a 2 en el último partido del repechaje y clasificó a Portugal al sexto mundial de fútbol en su historia.

Este el cuarto gol de la aplanadora que fue ayer Alemania; para Thomas Müller fue la tercera vez que “vacunó” a Rui Patricio, lo que permitió convertirse en el goleador provisional  de la presente  Copa del Mundo. |  EFE
ampliar
Este el cuarto gol de la aplanadora que fue ayer Alemania; para Thomas Müller fue la tercera vez que “vacunó” a Rui Patricio, lo que permitió convertirse en el goleador provisional de la presente Copa del Mundo. | EFE

El de ayer fue un Portugal que, salvo los primeros minutos de juego, se movió a ritmo del flaco Rocinante. Así como “una golondrina no hace verano”, una estrella solitaria tampoco hace milagros.

Las Dulcineas, para completar la escena cervantina, corrieron por cuenta de las aficionadas en las graderías. La televisión fue muy generosa.

Evidencia de que Cristiano Ronaldo no tuvo su mejor día es el hecho de que solo hizo cinco remates a marco: dos le calentaron las manos al portero Manuel Neuer —al inicio y al final de la contienda—, en uno el balón pasó muy por encima del horizontal, y dos tiros libres se estrellaron contra la barrera.

Por el contrario Alemania, equipo habituado a los arranques tibios en los mundiales, embistió con fuerza a su oponente, en especial a partir del penal con el que Thomas Müller inauguró el 4 a 0 con que los dirigidos por Joachim Löw celebraron la marca de ser la primera selección en jugar 100 partidos en torneos mundialistas.

Los teutones han participado en 18 de los 20 mundiales que se han realizado, en donde ahora suman 61 victorias, 20 derrotas y 19 empates.

Es así como ha cosechado tres campeonatos: Suiza 1954, Alemania 1974 e Italia 1990. Desde entonces, no levanta la Copa de la FIFA. El gigante tiene sed.

Sin embargo, a pesar de estar sediento no luce ansioso. Ayer, una vez más, exhibió el balompié de disciplina, estrategia, precisión, cautela y fuerza que todos le conocemos.

Un libreto sin sorpresas, con excepción de la velocidad y decisión con que los alemanes rematan los ataques. Testimonio de ello los otros dos goles de Müller y el de Mats Hummels.

Sin duda, una muestra de que si bien “una golondrina no hace verano” ni una estrella solitaria milagros, un equipo equilibrado sí logra victorias.

Incluso, a pesar de lo torpes que pueden resultar los movimientos de un gigante, en varias oportunidades sentó cátedra sobre el arte de salir jugando desde el área propia a pesar de las presiones del rival.

Tan enfocados están los alemanes en sus objetivos que ayer, a pesar de lo cómodo del marcador, no se apresuraron a alinear a Miroslav Klose, quien se encuentra a solo un gol de igualar la marca 15 tantos que posiciona —al día de hoy— al exdelantero brasileño Ronaldo como el máximo anotador en los mundiales.

Sin embargo, se trata apenas de un paso hacia un trofeo con muchos y serios pretendientes. No sería la primera vez que un favorito que debuta como gigante concluye su participación en el torneo como inofensivo molino de viento.

Por otra parte, la derrota de ayer no es sentencia definitiva para Cristiano Ronaldo y compañía; ahora deben enfrentarse a Estados Unidos y a Ghana, dos selecciones que en honor a la verdad no lucen tan amenazantes como los molinos que enfrentó Don Quijote en el Campo de Montiel.

  • Comparta este artículo
Deportes

Cristiano Ronaldo no hizo la quijotada para Portugal

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota