Deportes

Corazones del sur josefino palpitaron por sangre

Actualizado el 11 de julio de 2014 a las 12:00 am

Campbell, Miller, González, Díaz y Ruiz fueron homenajeados en sus cantones

Deportes

Corazones del sur josefino palpitaron por sangre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Joel Campbell, perla negra de la Sele, observa a la frenética multitud que le esperó durante horas en el parque de Desamparados. | JOHN DURÁN

Una junta a la otra, con sombrilla abierta ante la amenaza de lluvia, Vilma Obando y Etty Zapata esperaban sentadas en un “pollito” del parque de Alajuelita la llegada del hombre que les hizo saltar el corazón de alegría y llanto el 20 de junio, cuando de cabeza marcó el 1-0 ante Italia, gol que puso al país en la segunda fase del Mundial de Brasil.

Eran las 4 p. m. y tanto Obando, de 75 años, como Zapata, 72, formaban parte de los cientos de lugareños que poco a poco se arrimaban a esperar a Bryan Ruiz en la tarima ubicada frente a la iglesia.

“Ese guila me encanta, cómo no va a sentir uno orgullo, él es del barrio”, dijo Obando pausada.

Pero la espera de las dos aficionadas iba a ser larga, ya que en ese momento el capitán de la Selección apenas estaba en una carroza en La Aurora, comenzando un periplo matizado por la lluvia y las banderas de su gente.

“Acá siempre me han apoyado, aunque ahorita es un poco difícil estar con todas las personas porque son muchos”, indicó Ruiz ayer antes de subir a la carroza.

Mientras que Ruiz trataba de complacer a sus fanáticos, Joel Campbell, Roy Miller y Giancarlo González eran el objeto de deseo de casi 2.000 personas, entre adultos, jóvenes y niños, que llegaron al parque de Desamparados a verlos.

La casa donde nació, en Alajuelita, fue asediada ayer por decenas de aficionados que querían saludar a Bryan Ruiz (adentro).  | RAFAEL MURILLO
ampliar
La casa donde nació, en Alajuelita, fue asediada ayer por decenas de aficionados que querían saludar a Bryan Ruiz (adentro). | RAFAEL MURILLO

En este sitio se les brindó un reconocimiento “por los logros que ellos han alcanzado a nivel nacional e internacional, nos sentimos orgullosos”, comentó Mauren Fallas, alcaldesa desamparadeña.

La funcionaria explicó que se les dio una pequeña estatua de bronce de un futbolista con balón y tacos.

“El agradecimiento y las bienvenidas son bonitos, pero se necesito un poco más de orden”, comentó Giancarlo González, quien dejó ver el tema de la poca organización que hubo para controlar a la gente.

“Es el pueblo donde nací, estoy muy contento con Desamparados, esto también es para ellos”, manifestó Campbell entre el bullicio.

Díaz con la llave de Aserrí que le dieron anoche en el homenaje donde fue nombrado hijo predilecto y se le develó una placa. |  RAFAEL MURILLO
ampliar
Díaz con la llave de Aserrí que le dieron anoche en el homenaje donde fue nombrado hijo predilecto y se le develó una placa. | RAFAEL MURILLO

Llaves del cantón. Al ser las 6:30 p. m. el puente de Cañas, en Aserrí, fue el punto de partida de la caravana en honor a Junior Díaz.

De allí al parque de Aserrí, tras una distancia de dos kilómetros, Díaz fue nombrado hijo predilecto del cantón y recibió las llaves del mismo por parte de la alcaldía.

“Todo ha sido increíble, llegar al pueblo donde una creció y este recibimiento de la gente lo llena a uno de orgullo y le muestra el impacto social que tuvo el fútbol”, apuntó Díaz en la casa de su madre.

Cristian Gamboa la noche del miércoles durante el homenaje que le hicieron en Liberia, donde le declararon hijo predilecto.  | CARLOS VARGAS
ampliar
Cristian Gamboa la noche del miércoles durante el homenaje que le hicieron en Liberia, donde le declararon hijo predilecto. | CARLOS VARGAS

Otro que fue declarado hijo predilecto, pero en Liberia, fue Cristian Gamboa, quien subió al balcón de la iglesia local para saludar a los muchos corazones que palpitaron por él y el resto de nuevos héroes.

  • Comparta este artículo
Deportes

Corazones del sur josefino palpitaron por sangre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota