Deportes

Brasil tropezó con un México matón

Actualizado el 18 de junio de 2014 a las 12:00 am

Guillermo Ochoa fue ayer el bastión de los aztecas para apagar la ilusión brasileña

Deportes

Brasil tropezó con un México matón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Guillermo Ochoa repele el cabezazo que Thiago Silva le disparó a quemarropa, aunque la pelota iba directo al cuerpo del portero. | AP

La selección mexicana es como un galán de película ranchera, esos hombres que comienzan la historia mansitos y terminan siendo los más matones del barrio.

Es difícil de explicar, pueden tener sus vacas flacas durante la eliminatoria, pasar del altivo primer lugar a la vergüenza de disputar un repechaje; pero cuando llegan a la fase final de la Copa del Mundo, se la creen... Y se la creen en serio.

Lo han hecho en los últimos cinco mundiales, y Brasil 2014 no parece ser la excepción. Ayer, en Fortaleza, un México ordenado y sólido le arruinó la fiesta al equipo anfitrión de la mano de un Guillermo Ochoa sencillamente imbatible.

La ilusión verdeamarela de asegurar por adelantado el pase a octavos de final quedó simplemente en eso, un grito apagado en las gargantas de los aficionados que llenaron el Estadio Castelao.

Ahí es donde todos los dedos apuntan a Ochoa. El guardameta de cabello rizado fue el muro contra el que se estrelló una y otra vez el atolondrado ataque brasileño.

El Pulso: Brasil vs México (Felipe Zúñiga)
Con seis tapadas en el juego –dos de ellas impresionantes–, el Memo es el primer responsable del segundo juego del Mundial que finaliza con dos ceros en el marcador.

Otro de los culpables es el técnico Miguel Herrera, que no se dejó amedrentar por el equipo al que todos llaman “favorito”, pero que la pura verdad es que todavía le falta mucho fútbol para hacerle honor a esa etiqueta.

El Piojo les plantó cara con un conjunto ordenado, que jugó una primera parte equilibrada, a pesar del esperable dominio de los dirigidos por Luiz Felipe Scolari.

Con un espueludo Rafael Márquez liderando la zaga, y el amparo en las coberturas de Héctor Moreno y Francisco Maza Rodríguez, el Tri hizo de los atacantes brasileños una presa fácil de atrapar.

Y cuando algo se les escapaba, ahí estaban los guantes del Memo, dejando atajadas para el recuerdo, como la que regaló al 25’ ante un cabezazo de Neymar, que el exdel Ajaccio francés detuvo en la raya.

Para la segunda parte, aunque Scolari reemplazó a Ramires por Bernard en busca de más velocidad en el ataque, fue el matón mexicano el que saltó a la cancha.

Los aztecas dominaron largos tramos del complemento y generaron peligro con remates José Vázquez, Héctor Herrera y Andrés Guardado, desde el filo del área.

Brasil respondió con dos ataques puntuales: un zurdazo de Neymar (68’) y un cabezazo a quemarropa de Thiago Silva (80’), que solo sirvieron para hacer más grande la figura de Ochoa.

Fue esa última acción la que hizo comprender que no habría forma de romper el 0-0.

Ni el sofocado Brasil –ayer más Neymardependiente que nunca– ni el envalentonado México tenían la claridad para llegar a la red, aunque por localía e historia, eran los de amarillo los más obligados a encontrar el camino.

Tres veces se habían enfrentado en los Mundiales (1950, 1954 y 1962), y las tres se habían definido a favor de los brasileños.

Ayer el Tri logró romper esa mala racha y aunque sigue sin poder anotarle a la Canarinha en un Mundial, se dejó un puntito que tiene sabor a miel.

De paso, borró la imagen de aquel equipo errático que fue en la Hexagonal, dejó sembradas muchas dudas en Brasil y selló medio boleto a los octavos de final, por sexto Mundial consecutivo.

  • Comparta este artículo
Deportes

Brasil tropezó con un México matón

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota