Deportes

A Bélgica casi se le quema el boleto en la puerta del horno

Actualizado el 02 de julio de 2014 a las 12:00 am

Bélgica fue mejor en el juego, pero esperó hasta el alargue para sellar el boleto

Deportes

A Bélgica casi se le quema el boleto en la puerta del horno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Con dos goles en los tiempos extra, Bélgica ganó ayer ante Estados Unidos un boleto a cuartos de final que por poco se le quema en la puerta del horno.

El estadounidense Tim Howard repele el remate del belga Jan Vertonghen ante la mirada de Omar González (3) y Geoff Cameron. |  AP
ampliar
El estadounidense Tim Howard repele el remate del belga Jan Vertonghen ante la mirada de Omar González (3) y Geoff Cameron. | AP

Infinitamente superior durante los 90 minutos, los Diablos Rojos chocaron una y otra vez contra los guantes del portero Tim Howard.

El veterano guardameta fue la única razón por la que los estadounidense lograron resistir hasta el alargue en el estadio Arena Fonte Nova de Salvador.

Desde los 40 segundos de juego, cuando el juvenil Divock Origi lo obligó a rechazar un remate con el pie, Howard fue el blanco de toda la artillería belga.

Los dirigidos por Jürgens Klinsmann ensayaron poca o ninguna respuesta ante un rival que los desbordó a placer con la velocidad de Origi, Kevin de Bruyne, Eden Hazard y Dries Martens.

Fueron 90 minutos belgas de cabo a rabo, en los que Tim Howard se valió de pies y manos para conjurar más de una decena de disparos desde todos los ángulos.

Cabezazos de Martens y Origi, remates a quemarropa de Hazard y Kevin Mirallas y disparos de media distancia de De Bruyne y Vincent Kompany..., todo lo rechazó el guardavallas nortemericano.

Romelu Lukaku (9) y Kevin de Bruyne celebran el segundo gol de Bélgica. Con ellos, Marouane Fellaini y Vincente Kompany (4). |  AP
ampliar
Romelu Lukaku (9) y Kevin de Bruyne celebran el segundo gol de Bélgica. Con ellos, Marouane Fellaini y Vincente Kompany (4). | AP

Solo una vez se salió Estados Unidos del monólogo belga, y de dejarla ir se lamentará toda la vida Chris Wondolowski.

Cuando se jugaban dos minutos de reposición, el ariete estadounidense recibió un pase dentro del área e intentó rematar de primera, pero su disparo se fue lejos del arco, ante la mirada atónica de Klinssman.

La selección belga aprendió con el susto y, una vez, encontró en el banquillo la solución a todos sus problemas.

Romelu Lukaku ingresó al campo y en la primera acción que tuvo se internó en el área para servirle a De Bruyne el 1-0 (92’).

Aunque el remate rastrero y cruzado abrió un boquete en la muralla que había construido, Howard continuó metiéndole el guante a todo lo que le llegaba.

Hasta que en el último minuto del primer tiempo extra, De Bruyne le devolvió al favor a Lukaku y filtró un pase de antología para que, de zurda, clavara el segundo.

Con el 2-0 en contra –tarde, muy tarde–, llegó la reacción estadounidense Al 107’, el recién ingresado Julian Green prendió de seguido un gran servicio al área de Michael Bradley y venció a un Thibaut Courtois que hasta entonces había estado de vacaciones.

El descuento sorprendió a la selección belga al filo de sus fuerzas y empujó a los norteamericanos por el agónico empate, pero los de Klinssman volvieron a pecar de atolondrados e imprecisos y el último boleto a Cuartos de final acabó en manos rivales.

  • Comparta este artículo
Deportes

A Bélgica casi se le quema el boleto en la puerta del horno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota