Deportes

A Hanna Gabriel le toca esta vez quedarse en la casa

Actualizado el 26 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Deportes

A Hanna Gabriel le toca esta vez quedarse en la casa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En esta familia viven de los golpes, uno siempre está en la esquina del otro y hacen bueno el poema de Mario Benedetti: hombro a hombro son mucho más que dos.

Sin embargo, en esta oportunidad, una parte de la ecuación dará el paso al costado y tendrá que esperar y ver el combate desde la casa.

El embarazo de Hanna Gabriel, boxeadora, excampeona y esposa de Bryan Tiquito Vásquez, le impediirá ir a la pelea en la que éste intentará, de nuevo, ponerse en el carril rápido de un título del mundo.

“No puedo ir a la pelea”, sostuvo la exmonarca de las 154 libras de la Organización Mundial de Boxeo (OMB).

“Es para que él pueda estar tranquilo, ya que el fin de semana pasado estuvimos con contracciones, el doctor quiere que repose, ir a la pelea y las emociones y todo eso..., no queremos arriesgarnos.

“Nosotras hubiéramos ido, pero tampoco quiero que él sienta que su pensamiento está en otra cosa, por lo que prefiero quedarme en la casa apoyándolo. Uno lo entiende”, apuntó Gabriel.

La pegadora está a la espera una niña; nombre que se guarda, por ambos padres, con el mismo celo que se protege la estrategia de una pelea.

Hanna sí admite que sentarse frente a la pantalla chica para ver a su esposo pelear, en lugar de verlo en el mismo gimnasio, no será un asunto sencillo.

“Terrible”, fue la palabra exacta que utilizó la boxeadora tica, la primera en ganar un fajín del mundo de este deporte.

No irá a la pelea, pero ayer estaba en la ceremonia del pesaje: ella entiende que el box es un deporte muy solitario (“hasta el banquillo le quitan a uno”, sabiamente decía el malogrado Óscar Ringo Bonavena).

Mirada. Desde antes de ser pareja, Hanna Gabriel y Tiquito Vásquez se entrenaban juntos.

Incluso, “hacían guantes”; de hecho, en alguna oportunidad, la rapidez de manos de él le jugó una mala pasada a ella..., como resultado la boxeadora terminó con un morete en uno de sus ojos.

De cara a este nuevo duelo, así siente la doble exmonarca del mundo a Tiquito.

PUBLICIDAD

“Lo veo muy bien. No ha tenido que hacer sacrificios como en otras peleas, se cuidó con los alimentos. Antes lo ayudaba con eso, pero ahora ni siquiera necesitó de mi ayuda; más bien, él me ayudó a mí”.

 ALEXÁNDER OTÁROLA
ampliar
ALEXÁNDER OTÁROLA
  • Comparta este artículo
Deportes

A Hanna Gabriel le toca esta vez quedarse en la casa

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota