Deportes

Finales de la NBA a punto de definirse

Los Spurs dejaron a Miami en tinieblas y se cae la dinastía del Heat

Actualizado el 13 de junio de 2014 a las 12:00 am

San Antonio aplicó dos palizas en la casa del Heat para quedar a un triunfo del título

El marcador, 107 a 86, volvió a reflejar la gran supremacía del campeón del Oeste

Deportes

Los Spurs dejaron a Miami en tinieblas y se cae la dinastía del Heat

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El sueño del tricampeonato del Heat se convierte en pesadilla... Los Spurs dejaron Miami en tinieblas y se van a San Antonio con la firme convicción de que pueden definir las finales en casa.

El resultado de 86 a 107 vuelve a reflejar la supremacía del campeón de la Conferencia Oeste.

Otra vez Tim Duncan y sus compañeros fueron superiores al equipo de LeBron James en todo. En los dos juegos disputados en el sur de la Florida el diferencial de puntos fue de escándalo: arrollaron con 40 puntos de distancia.

En estos dos partidos el héroe principal ha sido el alero Kawhi Leonard, con una asfixiante marca que contiene al Rey y un juego ofensivo de pocas fallas.

Ayer anotó 20 puntos, bajó 14 rebotes y repartió tres bloqueos y tres robos; pero no es solo él.

Los Spurs son la insignia del juego en conjunto, con un un desempeño que empieza a arder desde temprano para labrar ventajas que saben cuidar. A la mitad del cuarto partido ya ganaban 55-36 y el coach Gregg Popovich sentó y maldijo a cualquiera de sus jugadores que se atreviera a pensar que la cosa ya estaba definida.

Fueron pocos los que no dieron la talla. Tony Parker marcó 19 puntos, si bien lo contuvieron a dos asistencias. Mientras que Patty Mills aportó 14 unidades y el ala-pivot Boris Diaw casi llega a la triple decena, con ocho puntos, nueve rebotes y la suma sorpresa de nueve asistencias.

Duncan marcó un hito al llegar a su doble decena número 148 y dejar atrás el récord de 147 establecido, hace más de dos décadas, Magic Johnson. El astro de 38 años aportó 10 puntos y bajó 11 rebotes en la velada de ayer.

Mal en todo. Por momentos el partido parecía una pesadilla para el Heat y por momentos se ponía peor. Igual que el juego tres...

Si el año pasado se necesitó un milagro para que Miami remontara la final ante San Antonio, en estos play-off eso no bastará. Ahora necesitan ganar tres partidos seguidos, dos de ellos en San Antonio, si quieren conseguir el tercer anillo desde que se juntó el Big Three para ganarlo todo.

Solo LeBron James, con 28 puntos y ocho rebotes, dio la cara por el equipo local. Chris Bosh, 12 puntos y cuatro rebotes, y Dwyane Wade, 10 unidades, cuatro asistencias y cuatro robos, apenas aparecieron en el partido.

La clave del Coach Pop ha sido contener al Rey y los otros astros a números mortales; dejarlos que brillen un poco... Al tiempo que sistemáticamente hunde en las tinieblas a los demás jugadores.

El quinto juego será en San Antonio este domingo.

El sexto encuentro, en caso de que James y compañía levanten la moral, sería en Miami el martes, pero puede que no se juegue si la mancuerna Duncan-Popovic conquista su quinto anillo.

  • Comparta este artículo
Deportes

Los Spurs dejaron a Miami en tinieblas y se cae la dinastía del Heat

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota