Deportes

Locura por el título 23

Florenses celebraron en medio de un mar rojiamarillo

Actualizado el 26 de mayo de 2013 a las 12:00 am

El gol de penal de Mainor Díaz inició la fiesta de miles de aficionados del Team

Las banderas agitadas, los abrazos y los cánticos fueron la tónica en Heredia

Deportes

Florenses celebraron en medio de un mar rojiamarillo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

660213001610279684
Heredia se corona campeón en final de infarto
         Rafael PachecoLos jugadores heredianos celebran la obtención del  Verano 2013 con los aficionados, que inundaron la gramilla del Eladio Rosabal.
ampliar
Rafael PachecoLos jugadores heredianos celebran la obtención del Verano 2013 con los aficionados, que inundaron la gramilla del Eladio Rosabal.

HEREDIA. Apenas ingresó el penal cobrado por Mainor Díaz, sus compañeros en el centro del campo se soltaron del abrazo y emprendieron la carrera para felicitar a su héroe, pero nunca lo alcanzaron.

Antes de que cualquier compañero llegara a felicitarlo, un mar de aficionados inundó al 9 herediano.

Como piedras que se lanzan en el agua, uno a uno los jugadores florenses fueron consumidos por un mar rojiamarillo que copó por completo la cancha del estadio Eladio Rosalabl Cordero.

En medio de aquella locura, los artifices del título 23 tuvieron que ingerniárselas a empeñones para encontrarse cara a cara y darse el abrazo de campeones.

“Diay cabrón venga acá para felicitarlo” le gritó con cariño Yendrick Ruiz al novato Mauricio Núñez mientras se quitaba de encima a tres aficionados heredianos que casi llorando le pedían la camiseta de recuerdo al futbolista.

Es que las lágrimas también corrieron en la celebración rojiamarilla. Los ojos vidriosos y los seguidores tendidos en el suelo llorando de alegría se contaban por decenas en medio de aquel tumulto.

Los gritos y las fotografías y hasta los aficionados desmayados, que eran sacados por la Cruz Roja, también fueron cosa común en medio del manicomio en que se convirtió el estadio florense.

Emocionados. “Gracias a Dios en los penales pudimos salir bien y ser campeones, que era lo que queríamos. Cartaginés fue un gran rival. Ellos hicieron su trabajo en Cartago y nosotros el nuestro acá en Heredia. Fuimos mejor equipo aquí”, comentó Cristian Montero.

Otro que se mostró emocionado fue José Miguel Cubero, quien por una lesión quedó marginado del campeonato rojiamarillo. El contención manifestó: “¿Quién no se motiva jugando así, en una final con el estadio lleno?. A pesar de que las entradas estaban caras, no jugamos en el Estadio Nacional para hacerlo aquí y poder darle a la gente esta fiesta que hoy celebran”.

Un dato curioso en medio de la celebración fue que los portones de seguridad de la cancha quedaron abiertos de par en par. La gente se paso de las gradas a la cancha y como si estuvieran en un picnic en La Sabana se sentaban en el suelo a comentar los detalles del juego y la gran hazaña que contemplaron.

PUBLICIDAD

La gente de Unafut tuvo que improvisar un cerco alrededor del área del marco sur para poder montar ahí la tarima donde se hizo la entrega del título y las medallas del campeon nacional.

Mientras, en las gradas, y en la gramilla, la afición celebraba, los jugadores se encargaron de montar su fiesta particular en medio de champán y cánticos repletos de alegría y euforia.

Directivos, jugadores, y aficionados se unieron en un solo corazón en una pequeña fiesta privada, que no quería terminar.

Tras recuperar la cordura y volver a la normalidad, los jugadores florenses fueron a recoger las medallas y el título que los acredita como campeones nacionales.

Mientras, los florenses recogieron uno a uno su respectiva medalla, los cartagineses seguían en silencio el paso triunfal de los rivales que les arrebataron el cetro.

La fiesta se consumó con el cetro en manos de los jugadores florenses, quienes volvieron a revivir las emociones que experimentaron tras el quinto penal de Díaz.

  • Comparta este artículo
Deportes

Florenses celebraron en medio de un mar rojiamarillo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota