Deportes

Exfutbolista uruguayo Darío Silva se pone casaca política

Actualizado el 03 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Fue delantero del Cagliari italiano, Portsmouth inglés, Espanyol, Málaga y Sevilla de España.

Deportes

Exfutbolista uruguayo Darío Silva se pone casaca política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                Darío Silva (derecha) se reunió este viernes con Jorge Saravia, senador del partido Nacional de Uruguay. / AFP
ampliar
Darío Silva (derecha) se reunió este viernes con Jorge Saravia, senador del partido Nacional de Uruguay. / AFP

Montevideo (AFP). El exfutbolista uruguayo Darío Silva, que supo vestir la casaca de la selección de su país y la de varios equipos de Europa, anunció el viernes su ingreso oficial a la política, una cancha que considera más difícil que las que hizo vibrar con sus goles.

De impecable traje gris y camisa blanca, Silva anunció formalmente este viernes en conferencia de prensa su respaldo a la candidatura a la presidencia del senador del opositor Partido Nacional, Jorge Saravia.

“Yo ya estaba hace tiempo en el tema de la política, esto era un tema más que nada de estrategia, esperar el momento justo para poder lanzar la unión con Saravia”, aseguró Silva a la AFP.

El exdelantero del Cagliari italiano, Portsmouth inglés, Espanyol, Málaga y Sevilla de España, asegura que puede aportar “muchas cosas” al grupo político y que trae “renovación”.

En particular, quiere trabajar “sobre todo en la juventud, que es lo más importante, por el tema de la violencia”.

Por ahora, asegura que trabajará en respaldo a la candidatura de Saravia en la interna de su propio partido, pero admitió que no descarta presentarse a un cargo electivo en las próximas elecciones departamentales, en mayo de 2015.

“Queremos trabajar en todo Uruguay y después veremos cómo está la situación para tirarnos a cosas más importantes, puede ser a la intendencia (gobernación) de Rocha” (sudeste), el departamento donde se instaló en los últimos años.

“Yo vivo en Rocha porque es un lugar muy lindo, muy acogedor y muy tranquilo, que es lo que uno desea después de tanto tiempo y tanto trabajo, estar tranquilo”, aseguró el exdelantero, que marcó 14 tantos con la selección uruguaya, de la que se retiró luego que Uruguay no logró clasificar a la Copa del Mundo-2006.

Nacido en noviembre de 1972 en el departamento de Treinta y Tres (centroeste), Darío Silva dio sus primeros pasos en el futbol profesional en 1991 en el uruguayo Defensor Sporting. Un año después pasaba a Peñarol, con el que consiguió dos campeonatos (1993-1995) y fue el máximo goleador de la liga uruguaya en 1994.

En 1995 dio el salto al futbol europeo con su incorporación al Cagliari italiano. Luego fue fichado por el Espanyol (1999), el Málaga (1999-2003) y el Sevilla (2003-2005).

PUBLICIDAD

A los 33 años se marchó al Portsmouth inglés, donde tras varias lesiones rescindió su contrato y volvió a su país.

Pero a poco de llegar a Montevideo un accidente de tránsito lo alejó definitivamente de las canchas: en setiembre de 2006 el exatacante resultó gravemente lesionado al perder el control de su vehículo y los médicos debieron amputarle la pierna derecha por debajo de la rodilla para salvar su vida.

Desde entonces se había dedicado a la cría de caballos árabes y de carrera, en Sao Paulo, Buenos Aires y Montevideo, con actividades también como agente deportivo y productor televisivo.

Volvió al campo de juego solo una vez, en 2009, para jugar un partido benéfico junto a figuras de la televisión, exfutbolistas y famosos de Uruguay y Argentina.

Ahora, Silva asegura que delegó todas sus actividades para dedicarse de lleno a la política.

“Estuve repartiendo todas las cosas para poder manejarme de la manera que hay que hacer en la política, porque esto es peor que el deporte, todos los días hay que estar al 100%. No puedo estar en muchas cosas al mismo tiempo”, explicó. “Ahora me dedico a algo más importante”.

También dejó atrás los entrenamientos de remo que había comenzado con la esperanza de competir en los juegos paralímpicos “porque los horarios para la política no concuerdan con un entrenamiento básico”, sostuvo.

En el deporte “las puertas ya están cerradas, ahora comienza otra etapa”, aseguró Silva, que dice que se tiene fe para dar discursos políticos.

“Estoy acostumbrado a todo tipo de cosas, uno sabe sobrellevar todas las situaciones”, señaló.

¿Tienen algo en común el futbol y la política? “Para nada. Es totalmente diferente. Aquí son muchos los que están trabajando para una sola persona y eso es lo más importante”, sostiene.

El futbol “es mucho más fácil, al menos después de lo logrado, en la juventud no tanto”, aseguró Silva, quien aspira a sumar otro tipo de reconocimientos a su carrera.

  • Comparta este artículo
Deportes

Exfutbolista uruguayo Darío Silva se pone casaca política

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota