Deportes

Cierre dramático

Esteban Ramírez noqueó al Saprissa en el último round

Actualizado el 14 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Herediano sacó un trabajado triunfo de la mano de su volante que marcó dos tantos

Los florenses se impusieron con justicia ante una S que queda en deuda

Deportes

Esteban Ramírez noqueó al Saprissa en el último round

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Minor Díaz (9) ejecutó un tiro libre que detuvo el arquero Víctor Bolívar. En el cobro del mismo, cayó el primer gol de Esteban Ramírez. | ABELARDO FONSECA
ampliar
Minor Díaz (9) ejecutó un tiro libre que detuvo el arquero Víctor Bolívar. En el cobro del mismo, cayó el primer gol de Esteban Ramírez. | ABELARDO FONSECA

Heredia. Justo al cierre, cuando ya no hay tiempo para respuestas, Herediano le dio un golpe a un Saprissa que, una vez más, enseñó sus carencias.

De la mano de Esteban Ramírez, los florenses tumbaron a la S en el último asalto de un juego bravo.

La victoria herediana fue coronada por lo que parece ser el soundtrack del Rosabal Cordero: ¡Fuera Sotela!

Del primer tiempo se puede decir que fue agradable: cuando uno mira el reloj y se da cuenta que el tiempo se fue volando, es una buena señal.

Fue un poquito mejor Herediano, porque se vio con mayor presencia y con más orden a la hora de la transición de la defensa al ataque.

Saprissa respondió con buen pie al juego florense: el toque, la vieja fórmula futbolera que nunca pasa de moda, le permitió a los visitantes tener mayor vistosidad..., pero acusaron falta de profundidad.

Las intentonas de la S quedaron anoche diluidas en malas decisiones a la hora de pasar el balón y en la tibieza de su ofensiva.

El gol herediano, conseguido gracias a la cabeza de Esteban Ramírez, marcó, hasta cierto punto, una justicia al equipo que demostraba una mayor sapiencia a la hora de jugar al ataque.

Ojo: tampoco fue que los florenses fueron un dechado de virtudes en ese apartado, pero al menos sus remates no iban tan extraviados como los de los morados.

El Saprissa, tuvo un chispazo, que supo traducir en gol: la anotación de Deyver Vega fue de buena factura, por la forma como se fabricó su espacio y por la manera cómo resolvió la jugada.

Solo que lo mató la novatada y se quitó la camiseta con lo que se ganó la tarjeta amarilla. Poco después cayó en el área, el árbitro Vinicio Mena, lo interpretó como un piscinazo y le mostró la segunda amonestación.

A pesar del contraste, la S vivió buenos momentos y tuvo algunos buenas jugadas..., pero hasta ahí.

El dominio es vano si este no se traduce en peligro y si el peligro no se convierte en anotaciones.

De ese modo, el momento de la S quedó en nada y Herediano, por fin cayó en la cuenta de que tenía un hombre de más y de que debía sacarle provecho a la coyuntura.

PUBLICIDAD

Herediano fue mejor que el Saprissa y cuando el dramático desenlace se presentó, la verdad es que se hizo justicia.

Fue un penal, luego de una mano evidente por un despeje torpe de Jorge Alejandro Castro. Lo cobró el mismo Ramírez, quien como parte del festejo se le ocurrió restregárselo en la cara a Víctor Bolívar.

Casi se arma “la de Dios es Cristo” (en ese momento y tras el pitazo final), pero al final la sangre no llegó al río.

  • Comparta este artículo
Deportes

Esteban Ramírez noqueó al Saprissa en el último round

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota