Deportes

Dessire Bermúdez le robó el oro a las hermanas Scott en cierre de los 400

Actualizado el 12 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Deportes

Dessire Bermúdez le robó el oro a las hermanas Scott en cierre de los 400

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Su cara estaba desencajada, no sabía si llorar, gritar, o simplemente sonreir y abrigar el oro.

Ella, menuda y risueña, no se creía que acababa de derrotar a las hermanas limonenses Sharolyn y Shantely Scott, quienes llegaron como favoritas a la competencia de los 400 metros lisos.

Mas, a pesar de que ambas caribeñas llevaban la carta de protagonistas, Bermúdez siguió con diligencia las instrucciones de su técnico –Francisco Figueroa–, y logró el sorpresivo resultado.

“Mi entrenador me dijo: “corramos inteligente, no nos vayamos muy rápido y regáleme el último 100, que ahí es donde puedes ganar o se puede ir todo el fondo”, entonces esa fue más que todo la estrategia”, expresó la atleta.

Tal y como se lo dijo su manejador, así se dio la competencia, pues Sharolyn Scott, quien compitió en las pasados olimpiadas de Londres, salió a tomar la punta desde el arranque, seguida de su hermana, quien le siguió cerca.

Aún al cerrar los 300 metros, casi al llegar a la última curva, Sharolyn, la mayor de las Scott, dominaba el rumbo, Shantely seguía bien “pegada”, Bermúdez dos metros atrás, y la panameña, Andrea Ferris, escontándolas.

En los últimos 50 metros fue cuando todas “tiraron” lo que les quedaba. Era hora de acelerar.

Y fue en esos 50 metros donde Bermúdez cocinó la victoria, ya que había administrado las fuerzas de tal forma que ni Sharolyn ni Shantely le pudieron responder.

“Dí todo, no esperaba que me pasaran en la línea, y se gana en la última línea; me voy contenta porque salí a hacer mi carrera y no la de ellas, eso me hace feliz”, manifestó Sharolyn Scott, aún jadeante por el tremendo cierre que realizó.

“Dominé toda la carrera, diría que hasta los 398 metros, pero me pasaron al final. Salí rápido y creo que eso me pasó la factura en los últimos metros”, dijo sincera.

Madre y estudiante. Al tiempo que caminaba hacia la zona de premiación, y recibía los aplausos de la afición, Dessire indicó que tiene una hija pequeña, Mariana Aguilar, y que está a punto de ingresar a licenciatura en Comercio y Negocios.

Vecina de Goicoechea, esta atleta, de 22 años, se mostró sorprendida por el apoyo del público.

PUBLICIDAD

“Nunca había corrido en un estadio así, estoy feliz”, añadió mientras su cara seguía desencajada, pues no sabía si gritar o reir.

  • Comparta este artículo
Deportes

Dessire Bermúdez le robó el oro a las hermanas Scott en cierre de los 400

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota