Deportes

Alternativa a vuvuzela, dolor de cabeza en Brasil

Actualizado el 29 de abril de 2013 a las 12:00 am

La caxirola, una especie de maraca, tiene el inconveniente que puede ser lanzada a la cancha.

Deportes

Alternativa a vuvuzela, dolor de cabeza en Brasil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                Las vuvuzelas se popularizaron en el Mundial de Sudáfica 2010. / Archivo
ampliar
Las vuvuzelas se popularizaron en el Mundial de Sudáfica 2010. / Archivo

Sao Paulo (AP). La alternativa brasileña a la vuvuzela le está dando dolores de cabeza a los organizadores de la Copa Mundial de fútbol del año que viene.

Lo que molesta no es el ruido de la caxirola –un instrumento tipo maraca que no es tan bullanguero como la vuvuzela sudafricana–, sino el uso que se le dio cuando fue empleada por primera vez en forma oficial en un partido el domingo.

Irritados con el desempeño de su equipo, cientos de aficionados arrojaron caxirolas de plástico verde y amarillo al terreno de juego, obligando a interrumpir por un rato el encuentro.

El incidente se produjo a menos de dos meses del inicio de la Copa de las Confederaciones de junio, un ensayo para el Mundial.

El ministro de deportes brasileño Aldo Rebelo dijo que “no era bueno” ver esos instrumentos en el terreno de juego y que esperaba que se hubiese tratado de un incidente aislado.

“Esto no quiere decir que esto se vaya a repetir si Brasil pierde un partido durante la Copa Mundial”, manifestó Rebelo.

El episodio de produjo menos de una semana después de que la selección brasileña fue abucheada por casi 50.000 espectadores tras empatar 2-2 con Chile en Belo Horizonte. Es sabido que el aficionado brasileño no disimula su malestar cuando la selección no rinde.

La caxirola es una creación del artista Cralinhos Brown y fue presentada oficialmente este mes y reconocida por el gobierno brasileño y por la FIFA como el instrumento oficial de los aficionados en la Copa Mundial. Produce un sonido tipo triquitraque continuo mucho más suave que las tan criticadas vuvuzelas, unas cornetas que enloquecieron a los jugadores y el mismo público en el Mundial de Sudáfrica.

Fue inspirada en un instrumento africano, el caxixi, que se usa en el capoeira, un arte marcial de origen africano muy popular en Brasil.

Cuando se le entregó el instrumento a la presidenta Dilma Rousseff, esta dijo que sería usado para “celebrar los goles y a nuestros deportistas” en la Copa Mundial del año que viene.

No obstante, hay quienes afirman que el ruido de miles de caxirolas puede ser tan molesto como el de las vuvuzelas y que podría generar un ambiente que no es el típico de un partido en Brasil, donde tradicionalmente hay cánticos e instrumentos de percusión.

PUBLICIDAD

“Como se preveía, además de producir un ruido que es tan molesto como el de las vuvuzelas sudafricanas, las caxirolas terminaron siento arrojadas al terreno de juego por aficionados irritados porque su equipo perdía”, escribió el columnista deportivo Juca Kfouri.

“Es otra invención que debe preocupar a los clubes por la falta de educación de los aficionados”.

Se distribuyeron varios miles de caxirolas entre los casi 30.000 aficionados que asistieron el partido entre Bahía y Vitoria en la Arena Fonte Nova de Salvador, uno de los seis estadios a ser usados en la Copa de las Confederaciones a jugarse del 15 al 30 de junio.

Los instrumentos fueron arrojados al terreno cuando Vitoria anotó su segundo gol, que terminó dándole un triunfo de 2-1 sobre el equipo local, Bahía. Aparentemente nadie resultó lastimado.

“La caxirola está licenciada por la FIFA. La situación debe ser analizada por las autoridades de seguridad para ver qué se debe hacer”, declaró el director del comité organizador local de la Copa Mundial Ricardo Trade.

“Es además un tema de cultura. Hay que reeducar al público. Ahora están mucho más cerca del terreno de juego y cualquier cosa que arrojan puede lastimar a alguien”, agregó.

  • Comparta este artículo
Deportes

Alternativa a vuvuzela, dolor de cabeza en Brasil

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota