Data

Entrevista

‘Hay gente que hace cosas raras por tres pesos’

Actualizado el 08 de abril de 2013 a las 06:18 pm

Leonardo Garnier, ministro de Educación Pública, asegura que lo más grave de las matrículas falsas es que distorsionan la entrega de recursos.

Data

‘Hay gente que hace cosas raras por tres pesos’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Cómo afectan las matrículas alteradas la planificación y distribución de recursos del MEP?

Este problema es desigual en el país. Si se diera parejo en todas las escuelas y colegios, lo único que afectaría es la estadística de cuántos estudiantes hay. Todo lo demás, el número de docentes, por ejemplo, seguiría igual.

"Es un problema pequeñito que unos cuantos directores ganen más sin merecerlo. El problema grande es que la distribución de recursos se estaría haciendo mal. Hay escuelas y colegios recibiendo menos de lo que debieran porque otros, al inflar sus números, capturan más recursos".

Usted dice que el tema de los salarios aumentados de los directores es un problema pequeñito, pero ¿no es grave que alguien mienta para ganar más?

Yo no estoy diciendo que esté bien. Lo que le di fue una respuesta de economista. Cuando yo veo el presupuesto de Educación, eso no hace ni cosquillas, pero no quiere decir que esté bien.

En promedio, por estudiante, el MEP invierte ¢1,2 millones. Por estos fantasmas el Estado presupuestó más de ¢49.000 millones.

Esa plata no nos la vamos a ahorrar ni a invertir en otra cosa que no sea educación. Aquí lo que hay es una mala asignación de recursos y por eso es importante saber la magnitud del problema. Si se reduce, el MEP podrá asignar mejor a los docentes. Si puedo sacar recursos de un lugar donde no se están necesitando y llevarlos donde sí, entonces tengo un uso mucho más eficiente de los recursos.

También se están generando mal las asignaciones de plata para comedores.

Sí claro. Por eso hay que hacer cambios. Habría escuelas que recibieron menos dinero para su comedor porque otras recibieron más raciones de las necesarias.

¿Y ese dinero extra realmente se invirtió en comida para los niños y muchachos? ¿Tienen forma de comprobarlo?

Los comedores funcionan bastante bien. Hemos hecho auditorías. No voy a decir que no hay malos usos. Cuando se dan casos es porque alguien de la junta, un director o la señora de la cocina se pusieron de acuerdo, hicieron platos más pequeños, dieron menos comida y una parte la vendieron a la pulpería de la esquina.

PUBLICIDAD

Si uno evalúa los aumentos que reciben los directores por inflar la matrícula solo el que pasa de escuela unidocente a dirección 1 es significativo (12%, poco más de ¢113.000) El resto es de entre ¢30.000 y ¢60.000. ¿Justifica eso mentir?

Ese no es el único incentivo para variar los datos. Pero hay que tomar en cuenta que a veces la gente hace cosas raras por tres pesos. También es cuestión de estatus, tener una categoría más alta de dirección es ir haciendo carrera dentro del MEP. Además, es un asunto de poder, por la posibilidad de tener más docentes y repartir más lecciones.

  • Comparta este artículo
Data

‘Hay gente que hace cosas raras por tres pesos’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hassel Fallas

hassel.fallas@nacion.com

Editora Unidad de Inteligencia de Datos

Dirige la Unidad de Inteligencia de Datos. Máster en Periodismo Digital de la Universidad de Alcalá de Henares. Tiene una especialización en Estadística y otra en Business Intelligence del Instituto Tecnológico de Costa Rica. 

Ver comentarios
Regresar a la nota