Representantes de Recope y la Defensoría de los Habitantes pidieron cambio a la propuesta.

Por: Mercedes Agüero 12 marzo, 2015

Representantes de Recope y la Defensoría de los Habitantes señalaron varias debilidades a la nueva metodología propuesta por la Autoridad Reguladora de los Servicios Públicos (Aresep) para fijar el precio de los combustibles.

Estos son parte de los principales cuestionamientos:

Defensoría de los Habitantes

- Es imposible para los interesados hacer una evaluación de las bondades o perjuicios de la metodología propuesta. El modelo consiste en una serie de fórmulas matemáticas (46 ecuaciones) con sus variables y no incluyen la hoja de cálculo electrónica con las fórmulas entrelazadas, ni los datos de gasto, costo, ingreso, inventarios, entre otros para correr el modelo.

-Tampoco se incluye un ejemplo de fijación tarifaria con el modelo vigente y el propuesto para ver las diferencias entre ambos.

- La metodología continúa utilizando los precios de referencia internacional como base para calcular las tarifas locales, en lugar de utilizar los precios efectivos pagados por Recope.

-Hay una contradicción de criterio entre la justificación dada por la Aresep para cambiar de un margen de operación absoluto a un margen relativo en la metodología vigente y la propuesta para pasar a un margen absoluto.

Recope

- La propuesta metodológica no es de fácil comprensión para los consumidores, lo que le resta transparencia a su interpretación.

- Se plantean una serie de ecuaciones complejas cuyo análisis, desarrollo y comprensión no es práctico.

- Falta precisión en la terminología empleada, en la definición de variables, errores de notación y redacción que impiden un adecuado entendimiento, generan vacíos y se aumenta la discresionalidad en la aplicación de la metodología.

-Hay errores en la formulación de ecuaciones por la utilización de variables incorrectas o de diseño y expresión de las mismas.