Data

Hay casi 41.000 reportados por directores, pero no existen

Estudiantes fantasmas alteran cifras de deserción de las aulas

Actualizado el 09 de abril de 2013 a las 12:00 am

En secundaria, abandono se acercaría a casi 8%, según el MEP

Estudio de 'La Nación' confirmó estimación del Ministerio

Data

Estudiantes fantasmas alteran cifras de deserción de las aulas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El ministro Garnier cree que pasarán hasta 4 años antes de conocer el impacto real de los fantasmas en la deserción.

Los alumnos fantasmas que algunos directores incluyen en los reportes de matrícula de escuelas y colegios públicos, no solo hacen incurrir al MEP en un millonario gasto, sino que también alteran las cifras de deserción.

El dato oficial sobre los estudiantes que abandonan las aulas cada año, sería menor si no existiera ese registro de casi 41.000 escolares y colegiales ficticios.

La cantidad de surgió tras un estudio de La Nación que comparó datos derivados del Censo 2011 con las bases de matrícula del Ministerio de Educación Pública (MEP) de medio periodo del mismo año.

Aunque no hay forma de saber, a ciencia cierta, cuántos de estos fantasmas realmente son declarados como desertores a final de año, el MEP hizo una estimación.

Después de una auditoría hecha en el 2012 al 30% del total de centros educativos del país, los estadísticos del Ministerio concluyeron que el abandono sería de 7,8% en los colegios y no de 11%. En las escuelas calcularon que se acercaría al 0,6% y no al 2,6%.

Las cifras son similares a las de otro estudio de este diario que, siguiendo la misma metodología del MEP, restó la cifra de desertores a la de alumnos ficticios encontrados.

En los liceos diurnos y nocturnos más de 39.000 educandos dejaron los libros en el 2011. Ellos equivalen al 12% del total registrados a inicios del curso lectivo (314.000), según los datos del MEP.

El análisis de La Nación también mostró que, en ese mismo año, los informes de matrículas estaban abultados en 18.225 personas.

Al restar las dos cifras, los desertores se reducirían a 21.000 (7%).

En las escuelas no serían tres de cada 100, sino, prácticamente, cero los niños que dejan las aulas.

"En términos de cómo combatir la deserción, esto (alteración de matrículas) no es tan importante. La deserción depende de factores más allá de si la matrícula se infló o no. No está presente en un solo lugar o comunidad", aseguró Leonardo Garnier, ministro de Educación.

Garnier sostuvo que los muchachos dejan las aulas por razones de pobreza. "Tienen que trabajar, pese a la ayuda de las becas. Se van también al aburrirse o sacar malas notas. No todos los fantasmas son desertores", recalcó.

PUBLICIDAD

Los alumnos fantasmas que algunos directores incluyen en los reportes de matrícula de escuelas y colegios públicos también alteran las cifras de deserción. Foto con fines ilustrativos
ampliar
Los alumnos fantasmas que algunos directores incluyen en los reportes de matrícula de escuelas y colegios públicos también alteran las cifras de deserción. Foto con fines ilustrativos

Cuestión de tiempo. De acuerdo con el ministro Garnier, pasarán hasta 4 años antes de conocer el impacto real de los fantasmas en la deserción y de varias medidas implementadas para desestimular la alteración de matrículas.

Luego de la auditoría de matrículas, el MEP cambió los rangos de cantidad de alumnos que se requieren para que los directores puedan elevar la categoría de su centro y, de ese modo, subir sus salarios.

Además, definió nuevos rangos para el tamaño y número de secciones con la intención de evitar que se inventen alumnos.

Sin embargo, tener un sistema de inscripción electrónica, que incluya nombre completo y número de cédula de cada alumno, camina despacio en el MEP.

Tampoco es probable que los directores que alteran matrículas sean denunciados penalmente. Garnier cree muy difícil probar que lo hacen con intención. "Al final se va a desestimar el caso", aseveró.

Invertir mejor. Quitar la distorsión daría más certeza al MEP al invertir dinero para atacar la deserción.

"Nos ofrece un panorama diferente para enfocarnos en los centros donde el problema sí existe. No significa bajar la guardia, la lucha está viva", dijo Ricardo Vindas, director de Planificación del MEP.

Para combatir la deserción, el Ministerio destina ¢13.000 millones en los 100 colegios con la tasa de abandono más alta del país.

Zonas con la mayor diferencia

Una investigación de La Nación corroboró que por cada 100 alumnos inscritos en escuelas y colegios públicos, hay seis que existen solo en papel. En total, son casi 41.000 estudiantes incluidos en el reporte anual de matrícula que envían algunos directores al MEP. Los resultados surgen de un estudio comparativo entre la base de datos de matrícula del MEP del 2011 y un cruce de variables del Censo Nacional de ese mismo año. Entre los resultados, sobresale que los siete cantones de San José fuera de la Gran Área Metropolitana tienen la diferencia relativa más alta de alumnos respecto de la matrícula total. Allí hay 4.900 más en las escuelas y colegios; 10% de los inscritos en las listas del MEP. Los números más significativos están en centros de Pérez Zeledón y Puriscal. En la provincia de Heredia también hay un 8% más (5.583). En Limón, también hay un 8% extra. Solo los cantones de Cartago GAM no presentan cambios.

  • Comparta este artículo
Data

Estudiantes fantasmas alteran cifras de deserción de las aulas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hassel Fallas

hassel.fallas@nacion.com

Editora Unidad de Inteligencia de Datos

Dirige la Unidad de Inteligencia de Datos. Máster en Periodismo Digital de la Universidad de Alcalá de Henares. Tiene una especialización en Estadística y otra en Business Intelligence del Instituto Tecnológico de Costa Rica. 

Ver comentarios
Regresar a la nota