Data

Es la modalidad con la deserción más baja del país

Colegios técnicos de día atrapan alumnos con promesa de empleo

Actualizado el 28 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Solo 7 de cada 100 dejó el colegio en 2013; promedio nacional fue de 10

Jóvenes salen con bachillerato y título técnico cotizado en mercado laboral

Data

Colegios técnicos de día atrapan alumnos con promesa de empleo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

María Paula Chaves sabe bien por qué dedica más de nueve horas diarias a estudiar en el Colegio Técnico Profesional (CTP) de Ulloa de Heredia.

Este año, cuando se gradúe de bachillerato y obtenga su título técnico como Ejecutiva para Centros de Servicio ( call center ), le será más fácil conseguir un empleo para alcanzar su próxima meta: ir a la universidad.

“Aquí nos preparan para entrar al campo laboral. Tenemos un horario como de empresa, entonces, cuando salimos del colegio, no tenemos problemas para acoplarnos”, explica la joven.

Como María Paula, otros 75.000 muchachos reciben una educación para el trabajo en los 122 CTP del país. Esas instituciones, que reúnen a una cuarta parte de la matrícula de secundaria del país, también presentan la deserción más baja.

El año pasado, solo siete de cada 100 alumnos (7%) abandonaron los talleres y aulas de los técnicos diurnos del país (5.100).

Ese porcentaje estuvo por debajo del promedio nacional, que alcanzó un 10%.

Entre los CTP, el de María Paula es particularmente excepcional: de más de 1.000 alumnos, solo uno dejó los estudios en 2013.

La información es parte de un estudio de La Nación sobre los datos de matrícula y deserción registrados por cada una de las 643 secundarias, en el último trienio.

Alumnos con ventaja. Para definir cuáles de las 48 especialidades se ofrecerán en cada colegio técnico, el Ministerio de Educación Pública (MEP) se basa en estudios hechos por Cinde (entidad de atracción de inversión extranjera), la Promotora de Comercio Exterior (Procomer) y a partir de encuentros comunales en los cantones donde funcionan los CTP.

Actualmente, los técnicos en Secretariado Ejecutivo, Contabilidad y Ejecutivo para Centros de Servicio son los más apetecidos.

Además, los colegios técnicos tienen a su disposición más recursos que otras modalidades. Por ley, reciben un 5% del presupuesto anual del Instituto Nacional de Aprendizaje (INA), monto que este año equivale a ¢3.800 millones.

Desde 2010, el MEP también ha destinado más de ¢20.000 millones a la infraestructura y el equipamiento de esas instituciones.

Los fondos se utilizan no solo para la construcción y mejoramiento de las aulas académicas, sino también para los talleres requeridos para las especialidades.

Otra ventaja de estos centros es el alto porcentaje de docentes nombrados en propiedad. En Ulloa, por ejemplo, más del 80% del personal tiene una plaza fija, lo cual promueve la estabilidad y el arraigo, a la vez que evita la rotación de profesores, según explicó la directora de esa institución, Maricela González.

PUBLICIDAD

Además, una virtud es que no todo en los CTP son libros, herramientas y calculadoras; también tienen un lugar protagónico los grupos deportivos y artísticos.

“En la educación técnica no hay tiempo para vaguear, pero sí para divertirse”. Con estas palabras, Fernando Bogantes, director de Educación Técnica del MEP, resume la filosofía de estos centros.

  • Comparta este artículo
Data

Colegios técnicos de día atrapan alumnos con promesa de empleo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hassel Fallas

hassel.fallas@nacion.com

Editora Unidad de Inteligencia de Datos

Dirige la Unidad de Inteligencia de Datos. Máster en Periodismo Digital de la Universidad de Alcalá de Henares. Tiene una especialización en Estadística y otra en Business Intelligence del Instituto Tecnológico de Costa Rica. 

Ver comentarios
Regresar a la nota