Estudios revelan que los virus “prefieren” nervios de la cara

 19 noviembre, 2006
Pantalla completa Reproducir
1 de 8

Los virus del herpes, sumados a las bajas defensas del organismo, se conjugan en una peligrosa fórmula para elevar el riesgo de sufrir parálisis facial.

La más reciente revisión científica sobre la parálisis de Bell, la más común entre los adultos, halló que los virus del herpes están relacionados con estos casos.

Aunque muchos creen que “los chiflones” pueden “voltearles la cara”, lo cierto es que los cambios drásticos de temperatura se conjugan con otras variables para elevar los riegos.

“Aún no sabemos las causas exactas de este mal, pero la evidencia muestra que los virus del herpes simple y del herpes zóster tienen una ‘predilección’ por afectar los nervios faciales”, explicó Alexánder Parajeles, neurólogo del hospital San Juan de Dios.

El herpes simple provoca vejigas, principalmente en la boca.

El herpes zóster causa dolor y vejigas en áreas del cuerpo, no necesariamente la boca, y afecta los nervios debajo de la piel.

Los estudios apuntan que tienen un papel clave en el desarrollo de la parálisis facial porque afectan los nervios izquierdo o derecho de la cara.

Estos nervios regulan la mímica de la cara, como movimientos de párpados, cejas y sonrisa.

Un estudio estadounidense detectó la presencia del virus del herpes simple en los nervios faciales de 11 de 14 pacientes afectados por parálisis facial de Bell.

Además, una revisión de 1.701 pacientes con parálisis se halló 116 casos con herpes zóster.

¿Y el clima? Sobre la aparición de más casos de parálisis cuando hay cambios bruscos de temperatura, los especialistas hablan de factores más circunstanciales.

“Esto está más ligado al hecho de que el paso de invierno a verano, y viceversa, exacerba los virus en el ambiente”, declaró Parajeles.

“Además, en estas épocas hay más resfríos y gripes que reducen las defensas del organismo, lo cual nos hace más susceptibles a virus, como los del herpes”, agregó.

El estrés también afecta el sistema inmunológico, lo cual eleva la vulnerabilidad.

Los estudios también señalan que hay más casos de parálisis facial entre diabéticos y mujeres en su tercer trimestre de embarazo.

“Estos grupos sufren más casos sin que esté necesariamente presente el virus”, agregó el médico.

La parálisis facial afecta entre 13 a 34 personas por cada 100.000. Un 85% de los afectados se recuperan por completo, en tres meses como máximo, con tratamiento antiinflamatorio y antiviral. Siempre se aconseja realizar terapia física.

El neurólogo explicó que no existe forma de prevención más que consultar al médico cuando se detectan problemas faciales.

Etiquetado como: