3 octubre, 2014

El Mercurio, Chile

Un estudio realizado con 64.580 niños en Estados Unidos, que fueron reclutados entre los años 2001 y 2013, reveló que el 69% de ellos recibió antibióticos antes de los dos años de edad, según su registro electrónico de salud.

Los menores fueron seguidos por cinco años y se vio que los que recibieron antibióticos de amplio espectro, del tipo ampicilina, aumentaron su riesgo de tener obesidad antes de los cinco años. Algo que no les sucedió a quienes se les indicó antibióticos de espectro específico, como la azitromicina, aunque fuera en varias ocasiones.

Flora intestinal. Este sería otro elemento que se debe tener en cuenta y cuidar, según los investigadores, para prevenir el desarrollo de la obesidad, una condición que se sabe que es multifactorial.

Aprenda a almacenar correctamente los medicamentos este próximo 29 de setiembre.
Aprenda a almacenar correctamente los medicamentos este próximo 29 de setiembre.

Los resultados de la investigación del Hospital de Niños de Filadelfia se publicaron en la revista JAMA Pediatrics.

La explicación de este efecto estaría en que el antibiótico afecta la flora intestinal, alterando el equilibrio que existe entre las bacterias.Ellas juegan un importante rol en el metabolismo energético, incluso en la expresión de los genes que regulan la disponibilidad de energía, lo que influiría en un mayor aumento de peso.

Para el doctor Juan Pablo Torres, profesor asistente del Departamento de Pediatría y Cirugía Infantil Oriente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, "estamos ante un buen estudio, pero hay que tener claro que aquí se demuestra una asociación y no una causalidad".

"Es cierto que hoy la obesidad es muy prevalente y que los antibióticos se indican mucho también, pero el trabajo sigue mostrando una asociación solamente", recalcó.

Lo que sí es importante, según el doctor Torres, es que pudiéndose, "los médicos deben indicar antibióticos específicos en lugar de usar los de amplio espectro".