Es más importante incluir en la dieta alimentos sanos que excluir totalmente los de la dieta denominada occidental

Por: Carolina Ruiz Vega 11 marzo, 2014
embarazadas, embarazo, panza
embarazadas, embarazo, panza

Una dieta balanceada que incluya verduras, frutas, granos enteros y pescado, complementada con un consumo de agua adecuado, puede reducir el riesgo de tener un parto prematuro.

Así lo determinó un estudio hecho con 66.000 embarazadas en Noruega, entre 2002 y 2008.

En él, los científicos vieron una relación entre la dieta que denominaron "tradicional" y la “prudente” y un riesgo 15% menor de tener al bebé antes de tiempo.

Esto en comparación con las mujeres que tenían una "dieta occidental", cargada de aperitivos salados y dulces, pan blanco, postres y productos cárnicos procesados.

En el estudio, los científicos definieron como "dieta prudente" la que incluía verduras, frutas, aceites, agua, bebidas, cereales de grano entero, pan rico en fibra y "tradicional", la que incluía papas y pescado.

Ellos consideran más importante incluir en la alimentación ítems de estas dos últimas dietas que excluir totalmente los de la denominada dieta occidental.

Etiquetado como: