Prueba es solo un apoyo; un profesional debería interpretar los resultados

Por: Irene Rodríguez 7 mayo, 2016
Las ferias vocacionales, en donde se le puede preguntar directamente a estudiantes lo que se hace en la carrera, también son útiles. | ARCHIVO
Las ferias vocacionales, en donde se le puede preguntar directamente a estudiantes lo que se hace en la carrera, también son útiles. | ARCHIVO

Al cursar el último año de colegio, muchos jóvenes comienzan a cuestionarse cuál carrera universitaria van a elegir.

En este terreno de incertidumbre, surgen empresas que van a los colegios a aplicar tests vocacionales. Algunos padres también pagan por este tipo de pruebas para ayudar a sus hijos a tomar la decisión correcta.

Todo esto es válido. Sin embargo, especialistas del Colegio de Profesionales en Orientación advierten de que estas pruebas, por sí solas, son insuficientes para mostrarle a una persona el rumbo académico y profesional que debe tomar.

“¿Sabe qué miden estos cuestionarios? ¿Son realmente eficaces? ¿Quién los elabora? Estas son algunas de las preguntas que se deben responder antes de realizarlos”, indicó Sonia Parrales, de la Junta Directiva de esa entidad profesional.

Según la especialista, un test solo medirá tendencias que deben tomarse en cuenta en el contexto de la realidad social del país y la que vive la persona. Estas pruebas, además, deben ser analizadas por un profesional.

Más allá de los gustos. Para Ana Patricia Ruh, secretaria del Colegio de Orientadores, son varios los aspectos que influyen en la elección de carreras.

Por ejemplo, los intereses individuales tienen un gran peso. Cada joven debe saber si prefiere trabajar con personas, realizar actividades al aire libre, o bien, laborar con máquinas.

Las habilidades del individuo son otro factor determinante. Es decir, el estudiante debe examinar si le resulta sencillo expresarse por escrito o en forma verbal, o sí más bien muestra facilidad para trabajar con números, posee destrezas manuales destacadas o tiene talento creativo.

El tercer aspecto por tomar en cuenta a la hora de decidir son las oportunidades que tiene el muchacho para estudiar determinada carrera. Hay que analizar los requisitos de ingreso, el plan de estudio, el costo, los años que tardará para obtener el título y la lejanía o cercanía del centro de estudios a su casa.

Otro punto por considerar es el mercado laboral. Averiguar dónde se trabaja en esa profesión, cuánto se gana, si hay mucho o poco empleo y también las posibilidades de trabajo emprendedor.

Parrales agregó que, si se va a considerar una carrera con saturación profesional (como Psicología, Derecho, Medicina o Periodismo), los estudiantes deben estar muy seguros de su elección, esforzarse por ser los mejores y buscar formas de diferenciarse de los demás.

La influencia de familiares y amigos no debería pesar en la escogencia. No obstante, sí es recomendable hablar con alumnos de la carrera y profesionales que ya estén de lleno en ese campo.

Así que, si opta por realizar un test, hágalo, pero recuerde que se trata de solo una guía, no de la última palabra.

Elección pausada. Si va a realizar una evaluación, infórmese primero.

Revise los antecedentes de quien ofrece el test y solicite la ficha técnica, para saber qué se mide, el proceso que se siguió para su elaboración o su adaptación para la población tica, el uso y la interpretación de resultados.

Haga una lista de todas las carreras que le interesan. Pregunte dónde la imparten, requisitos de ingreso, costos, plan de estudios, horarios, el grado académico que ofrecen (diplomado, bachillerato, licenciatura o posgrado), modalidad de los cursos (laboratorio, presencial, virtual, por módulos, por semestre, cuatrimestre... Infórmese si la carrera requiere examen especial.

Busque las fechas destinadas para estas pruebas y los contenidos. ¡Prepare con tiempo! Busque información de varias fuentes.

Asista a las ferias vocacionales, busque en Internet, consulte a estudiantes o profesionales en el área, visite empresas y universidades. Investigue carreras de menor demanda o que usted no conozca para tener más opciones. Indague el mercado laboral.

Analice los empleos que se ofrecen en periódicos, bolsas de empleo, si hay posibilidad en el sector público. Consulte estudios que den seguimiento a personas graduadas.