25 marzo

París

Los hombres que no podían tener erecciones luego de una operación por cáncer de próstata, lograron tener relaciones sexuales después de recurrir a un tratamiento con células madre, reveló un grupo de investigadores.

En ocho de 21 hombres tratados se logró reparar la disfunción, de acuerdo con los resultados preliminares de la investigación del equipo de Martha Haahr del hospital universitario de Odense, en Dinamarca.

Un asistente de laboratorio muestra unos cultivos de células madre.
Un asistente de laboratorio muestra unos cultivos de células madre.

Los expertos calificaron de "prometedores" los hallazgos, cuyo análisis detallado fue presentado este sábado en Londres, en el Congreso de la Asociación Europea de Urología.

Los pacientes sufrían secuelas consecutivas a una operación en el marco del tratamiento de un cáncer de la próstata.

Para la evaluación utilizaron células madre extraídas de grasas abdominales de los pacientes por liposucción. Ninguno de los 21 informó sobre efectos secundarios significativos durante el periodo de ensayo o el año siguiente.

Las células fueron inyectadas en el pene.

Seis meses después del tratamiento, ocho de los 21 pacientes recuperaron una función eréctil suficiente para tener una actividad sexual. Una mejora que se mantuvo durante el año de observación.

El efecto, sin recurrir a medicamentos como el Viagra o el Cialis, solo se observó en pacientes continentes, es decir ocho de 15. La incontinencia urinaria es uno de los riesgos de la extirpación total de la próstata.

Según Martha Haahr "es la primera vez que la terapia con células madre permite a los pacientes recuperar una función eréctil suficiente para tener relaciones sexuales".

Los resultados de este ensayo clínico de fase 1, destinado en un primer momento a verificar la inocuidad del método, sugieren la posibilidad de tratar a pacientes que sufren disfunción eréctil por otra causas, como por ejemplo diabetes, según los investigadores. Pero "se trata de un pequeño ensayo, sin un grupo de comparación", agregó Haahr.

El equipo recibió la autorización de las autoridades danesas para pasar directamente a un ensayo de fase 3 y evaluar la eficacia del método en un mayor número de pacientes operados de un cáncer de próstata, indicó el doctor Lars Lund, del hospital universitario de Odense, quien participó en el ensayo presentado en Londres.

El ensayo autorizado concierne únicamente a pacientes continentes y será comparativo, precisó.