Por: Irene Rodríguez 9 junio, 2014

¿Cómo abordar la obesidad para que deje de ser un problema? La respuesta es más compleja de lo que la pregunta deja ver.

Para muchos, la primera opción serían darles la responsabilidad al Ministerio de Salud y a la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), que tienen la responsabilidad de gestar políticas públicas y de brindar atención.

Ambas instituciones muestran esfuerzos que aún no logran ni detener ni bajar los números, pero buscan no subirlos.

Cecilia Gamboa, coordinadora técnica de la política de la seguridad alimentaria y nutricional del Ministerio de Salud, comentó que las estrategias toman tiempo, pues muchas de estas implican negociar con compañías de alimentos que llevan años trabajando de una misma forma, o creando sistemas de registro de ticos con sobrepeso que no pueden obtenerse de la noche a la mañana.

“El plan más reciente todavía se está validando, donde están específicamente dichas intervenciones: mucho tiene que ver con la regulación de alimentos, de educación y de mercadeo, intervenciones en centros educativos, trabajo con la comunidad”, explicó.

José Pablo Valverde, quien ha sido nutricionista del Hospital México y la Clínica Clodomiro Picado, comenta que hay centros de salud que tienen programas para atención del sobrepeso y dan lecciones de ejercicios.

Sin embargo, ambos especialistas aseguran que la responsabilidad individual es mucha y que la educación en la familia es vital para evitar el sobrepeso.

“A los 45 años es más difícil cambiar hábitos que se tienen desde la niñez. Ahora hay más conciencia de la actividad física, pero no todos la toman en cuenta. La obesidad sigue creciendo y no se ve punto reversible”, aseguró Valverde.

“Hay que verlo así: si usted se baña todos los días y si va a trabajar todos los días, y si come todos los días, debería hacer ejercicio todos los días. Y ver también otras cosas importantes, como cultivar relaciones sanas, eso también tiene impacto en las enfermedades crónicas”, concluyó.