Esta estructura del cerebro controla y regula la parte motriz y los impulsos

Por: Irene Rodríguez 4 noviembre, 2015
Evelyn Badilla y Stallin Núñez esperan a Samuel y Ezequiel. Ellos están unidos por la cabeza. Su madre está internada en el Hospital Calderón Guardia. | GABRIELA TÉLLEZ
Evelyn Badilla y Stallin Núñez esperan a Samuel y Ezequiel. Ellos están unidos por la cabeza. Su madre está internada en el Hospital Calderón Guardia. | GABRIELA TÉLLEZ

Evelyn Badilla, quien lleva en su vientre a Samuel y a Ezequiel, los siameses que están unidos por la cabeza, fue internada ayer martes en el Hospital Calderón Guardia para hacerle una resonancia magnética.

Minutos antes de su hospitalización, se le hizo un ultrasonido que reveló una buena noticia: no comparten cerebelo. Esto haría más fácil una eventual cirugía de separación.

“Es algo tan bonito. Mi esposa casi llora, unos amigos en un grupo de WhatsApp están muy emocionados, yo casi lloro también. Es una muy buena noticia”, expresó Stallin Núñez, esposo de Badilla.

El cerebelo es una estructura muy importante del cerebro, pues controla la parte motriz y los impulsos. En este sentido, el equilibrio y los movimientos están directamente asociados con sus funciones.

Esta zona del cerebro también se relaciona con el lenguaje, la atención y el aprendizaje.

Núñez afirma que uno de los temores en un inicio era que los bebés compartieran el cerebelo o que uno de ellos careciera de esta estructura.

La literatura médica no habla mucho de siameses que estén unidos por el cerebelo, pero un estudio en la revista Brain señaló casos de gente que vive sin cerebelo, con uno más pequeño o uno que se ha degradado.

¿Qué sigue? Aún no es momento para saber si los bebés podrán someterse a una cirugía de separación, cuándo será, si se hará en el país o fuera de él, ni bajo qué parámetros se realizaría. Aún falta esperar tiempo para ver la evolución de la salud de los niños, una vez que nazcan.

¿Por qué se dan los siameses?
¿Por qué se dan los siameses?

Badilla, vecina de Fila Pinar de Coto Brus, pasará dos o tres días internada. El Hospital Calderón Guardia monitorea de cerca la evolución del embarazo y la salud de la madre y los bebés.

Samuel y Ezequiel están en su semana 27 de gestación (un embarazo a término tiene 40 semanas). Núñez asegura que su esposa está bien y que el apoyo de los doctores ha sido total. Para estar más cerca de los médicos, la pareja está viviendo en Guadalupe.

“Hemos tenido el apoyo de tanta gente, muchos ni siquiera nos conocen, pero nos han prestado su ayuda. La verdad es que uno a veces se queja de la Caja (Costarricense de Seguro Social) porque tiene que hacer filas; sin embargo, la atención que estamos recibiendo es buenísima. También es lindo ver todo el apoyo del pueblo de Costa Rica, que nos está ayudando”, afirmó Núñez.

En este momento, hay cuatro parejas ticas que están a la espera de siameses. No se han compartido datos de dos de los casos por confidencialidad de los pacientes. Estos embarazos se controlan en el Calderón Guardia.

El cuarto caso es de una mujer de 26 años con 32 semanas de gestación que espera niñas unidas por el abdomen. Ella es atendida en el Hospital San Juan de Dios.

Desde 1977, cuando se dio el primer caso tico de siameses, han nacido nueve parejas de gemelos de este tipo. Solo viven Yurelia y Fiorella Rocha, de 10 años.