Por: Irene Rodríguez 26 julio, 2015

El que un niño crezca con una relación muy estrecha con sus abuelos beneficia la salud mental de ambas partes, según reveló un estudio de la Universidad de Boston, en Estados Unidos.

En enero pasado, el New York Times sacó historias de apego con los abuelos y los beneficios para la salud mental. | NYT PARA LN
En enero pasado, el New York Times sacó historias de apego con los abuelos y los beneficios para la salud mental. | NYT PARA LN

La investigación, presentada durante un encuentro de la Asociación Estadounidense de Sociología, señaló que el apego mutuo entre abuelos y nietos baja el riesgo de depresión, sin importar la edad; ese apego les mejora la vida.

“Una relación emocionalmente cercana entre abuelos y nietos hace menores las manifestaciones de depresión en ambas generaciones. Esto se ve en niños que crecen a la par de los abuelos, en adolescentes que los tienen cerca y en adultos que todavía se relacionan con ellos”, manifestó en un comunicado de prensa, Sara Moorman, coordinadora del análisis.

“Entre mayor es el apoyo emocional que, tanto abuelos como nietos, reciben mutuamente, mejor será su salud psicológica”, añadió.

El estudio. Los científicos tomaron los datos de una investigación en la que fueron entrevistadas cuatro generaciones de familias estadounidenses, entre 1985 y 2004. En total, participaron 376 abuelos y 340 nietos.

La edad de los nietos variaba entre los cuatro y los 38 años, mientras que la de los abuelos, entre los 42 y los 88.

A ambas generaciones se les preguntó por su relación y por cómo les hacía sentir.

El estudio también encontró algo más: los nietos sí pueden aceptar ayuda, aunque no den algo a cambio y no se sienten mal. Al contrario, los adultos mayores sí se siente afectados si su nieto les ayuda en algo y ellos no les pueden retribuir.

“Los abuelos esperan ser capaces de ayudar a sus nietos, aunque estos ya hayan crecido. Para ellos es frustrante y deprimente depender de sus nietos”, comentó Moorman.

Para los investigadores, sin importar la edad, sentirse útil es una forma de sentirse amado, y, más allá, también es visto como una forma de expresar amor.

“Todas las personas se benefician del sentirse necesitadas y valoradas. En otras palabras, llame a su abuelo al menos en su cumpleaños. No importa si él lleva años pensionado y usted sea una persona económicamente estable desde hace años”, concluyó Moorman.