En nuestro país, especialistas de la Universidad Nacional (UNA) hicieron un llamado a evitar estos productos.

 4 octubre, 2014
La combinación de ingredientes altamente estimulantes, entre ellos la taurina y el guaraná, puede promover el desarrollo de hipertensión, aumentar arritmias o alterar el sistema nervioso.
La combinación de ingredientes altamente estimulantes, entre ellos la taurina y el guaraná, puede promover el desarrollo de hipertensión, aumentar arritmias o alterar el sistema nervioso.

Las bebidas energéticas prometen reavivar las fuerzas cuando el cansancio toma control. Sin embargo, durante la presentación de un reciente estudio elaborado por la Universidad Nacional (UNA), los expertos aseguraron que, en algunos casos, si se consumen en exceso, este tipo de refrescos podrían perjudicar la salud.

Según la cardióloga Guiselle Preinfalk, además de los riesgos enlistados en esta nota, existe otro que surge cuando se mezclan estas bebidas con alcohol.

“Lo que sucede es que el alcohol es un neurodepresor y las bebidas energéticas son neuroestimulantes; al combinarse pueden, incluso, producir un coma etílico; la persona no se da cuenta de cuánto ha hecho el alcohol en el cuerpo y se produce una intoxicación que podría incluso llevar a la muerte”, advirtió la especialista.

La Nación procuró obtener reacciones de las firmas promotoras de estos productos, pero al cierre de esta edición no se había obtenido ninguna respuesta. En el pasado, quienes impulsan las bebidas energéticas han afirmado tener sus propios estudios clínicos de respaldo y también han alegado que revistas científicas no han publicado evidencia contundente en su contra.

Bomba de azúcar

La cardióloga Guiselle Preinfalk indicó que una lata de energizante contiene, en promedio, el equivalente a 13 cucharadas de azúcar, dosis capaz de alterar el sistema nervioso central. Cuatro latas de energizante equivalen a un kilo y medio de chocolate y a tres litros de refresco de cola, lo cual sobrepasa la cantidad de azúcar que el cuerpo puede controlar holgadamente sin producir daños, agregó la nutricionista de la UNA, Jenny González.

Fuerte dosis de cafeína

El café es el estimulante más popular del mundo, incluso una pequeña dosis es capaz de bloquear la sensación de cansancio. Según la nutricionista Jenny González, una sola lata de estas bebidas contiene el equivalente a poco más de tres tazas de café. Recordemos que la Organización Mundial de la Salud recomienda como máximo tres tazas de café al día.

Peligro para el corazón

La combinación de ingredientes altamente estimulantes, entre ellos la taurina y el guaraná, puede promover el desarrollo de hipertensión, aumentar arritmias o alterar el sistema nervioso. Se teme que incluso haya casos donde estas sustancias puedan provocar convulsiones y hasta la muerte repentina, dijo la cardióloga Guiselle Preinfalk, quien advirtió de que los cardiópatas deberían evitarlas.

Tendencia a obesidad

Las altas concentraciones de carbohidratos en las bebidas energéticas hacen que estas no sean recomendadas para personas con obesidad, o con riesgo, ya que aportan una buena cantidad de calorías que pueden acumularse como grasa, elevar el colesterol y hasta diabetes, enumeró el doctor Juan Miguel Camacho, especialista del área de Salud de la Universidad Nacional.

Riesgo de osteoporosis

En exceso, los componentes de estas bebidas pueden bloquear la absorción de calcio, por lo que aumenta la posibilidad de padecer de osteoporosis al consumir con frecuencia cualquier energizante, aseguró la nutricionista Jenny González.

Aumento de estrógenos

Según especialistas de la Universidad Nacional, los energizantes aumentan los niveles de estrógenos, por lo que no se recomienda su consumo por parte de mujeres con cáncer de seno o que hayan sido sometidas en el pasado a tratamientos por este padecimiento.

Producen insomnio

Al bloquear la sensación de cansancio y promover la liberación de adrenalina, al tomar estos refrescos es común que exista dificultad para dormir, debido a los niveles de azúcares que contiene, explicó la nutricionista González.