Habitaciones especiales en hospitales, campamentos, congresos, charlas con especialistas y fiestas son parte de los logros

Por: Irene Rodríguez 6 julio
César Mélendez fue de los artistas que llegó a participar la mañana de este jueves en la celebración en el Hospital México, aquí está con la paciente María Paz Ugalde y su madre Maureen Umaña.
César Mélendez fue de los artistas que llegó a participar la mañana de este jueves en la celebración en el Hospital México, aquí está con la paciente María Paz Ugalde y su madre Maureen Umaña.

En el 2010, Ligia Bobadilla, una madre cuyo hijo murió de cáncer, quiso llevar el sueño de ese muchacho más allá y lograr que adolescentes y jóvenes con esta enfermedad tuvieran atención personalizada y a su medida.

Hoy, proyecto Daniel, que surgió de la inspiración del jovencito Daniel Arce, celebra siete años de llevar esperanza y calidad de vida a esa población y a sus familiares.

Dentro de los mayores logros están que los hospitales San Juan de Dios, México y Calderón Guardia tengan habitaciones completamente adaptadas a los gustos y necesidades de estos pacientes: paredes pintadas con motivos musicales o deportivos, televisión, juegos de video, asientos cómodos para sus acompañantes y una sala de estudio.

La idea surgió porque, cuando estos pacientes cumplen 15 años de edad, pasan a recibir tratamiento en un hospital de adultos, experiencia que puede ser "chocante" para muchos de ellos, quienes deben compartir habitaciones con personas que viven realidades muy distantes a las suyas.

"Cuando yo tuve cáncer de hueso no contaba con estas instalaciones diferenciadas. Debí compartir habitación con personas de 70 años con las que no tenía nada en común y con las que no había tema de conversación.

"Hoy que soy voluntaria de proyecto Daniel veo que los muchachos están con gente como ellos, que los entiende y los apoya. Ellos ponen su música y juegan juntos. Nosotros también llegamos a pasar un rato con ellos cuando están en el hospital", comentó Yancy Alvarado, voluntaria en esta iniciativa.

Esos cuartos no son el único logro del proyecto: también realizan un campamento al año, y un congreso en los que reciben charlas de especialistas. Asimismo, hacen actividades sociales, como quince años, paseos y ya tuvieron hasta una boda.

Para Bobadilla, lo más importante es que ahora todos estos chicos cuentan con una gran familia, la familia naranja, color que caracteriza al grupo, pues era el favorito de Daniel Arce.

"El que ellos tengan un grupo de gente con sus mismos intereses, que los entienda, que pasa por lo mismo y que les puede dar apoyo es vital. Muchos pueden sentirse como si estuvieran solos en el mundo cuando les dan la noticia de que tienen cáncer, pero aquí encuentran otro mundo con gente que vive lo mismo y que les enseña cómo sobrellevar esta enfermedad y seguir siendo adolescente", explicó Bobadilla.

¿Cómo es el cáncer a estas edades?

Datos del Registro Nacional de Tumores señalan que en el 2014 –año más reciente para el cual hay datos– 226 jóvenes (133 mujeres y 93 hombres) fueron diagnosticados con algún tipo de cáncer.

Si se toman en cuenta las personas hasta los 34 años, el número puede subir a cerca de 800.

Por cada hombre en estas edades al que se le diagnostica este mal, hay 1,5 mujeres que se enteran de que son pacientes oncológicas.

Sin embargo, ellos se enfrentan más a la muerte que ellas: en el 2015 –último año con datos disponibles–, el Instituto Nacional de Estadística y Censo (INEC) reportó la muerte de 36 hombres y 20 mujeres.

Los tumores en los genitales son los primeros en la lista. En los jóvenes aparece en los testículos; en las muchachas, el cáncer más común es el de cérvix. La tercera parte de los casos nuevos de tumores entre las jóvenes es de este tipo.

En el tercer lugar, dentro de la población femenina, destaca el cáncer de ovario.

Otros tumores frecuentes en ambos sexos son el de tiroides, las leucemias (en la sangre) y los osteosarcomas (en el hueso).

Si bien, en ese rango de edad, el cáncer es más común en las jóvenes que en los muchachos, las muertes son más frecuentes en varones porque el cáncer de testículo es más agresivo.

El futuro

Proyecto Daniel celebró su sétimo aniversario este jueves en los tres hospitales donde tiene presencia. Música, shows y diferentes personajes fueron parte del festejo.

La fiesta continúa este viernes, con un convivio de la familia naranja en el Club Campestre Israelita, en Río Segundo de Alajuela.

En estos años han impactado a más de 1.000 jóvenes y a su familias, pero la meta es abarcar a un número mayor.

"Ya hemos logrado un cambio de mentalidad incluso en la atención que les dan médicos y enfermeros a los jóvenes, pero nuestro sueño mayor sigue siendo un centro de salud integral para esta población, y por eso continuaremos trabajando", concluyó Bobadilla.