Viviendas pueden convertirse en campo de lesiones si las personas se descuidan

Por: Irene Rodríguez 2 diciembre
Uno de los cuidados que más debe tenerse es con la colocación de las luces navideñas, especialmente si hay niños pequeños en casa que pueden tropezarse con ellas.
Uno de los cuidados que más debe tenerse es con la colocación de las luces navideñas, especialmente si hay niños pequeños en casa que pueden tropezarse con ellas.

Caídas, quemaduras e intoxicaciones se vuelven más frecuentes durante los días de fin y principio de año. Así lo advierten especialistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) quienes piden a la población tomar las medidas necesarias para evitar incidentes.

De acuerdo con datos de la entidad aseguradora, por año se producen unos 40.000 accidentes en el hogar y uno de cada diez requiere hospitalización.

"La llegada de esta temporada, constituye una serie de cambios en las actividades familiares que conllevan a una mayor permanencia de los menores en el hogar, por lo que es fundamental incrementar la vigilancia y la precaución", comentó el epidemiólogo Roy Wong.

El especialista aseguró que los niños y las personas adultas mayores son las que más se exponen a ser víctimas de los accidentes del hogar.

En el caso de los menores, la curiosidad propia de su edad los hace más propensos a las lesiones. En los adultos mayores, la falta de memoria o de coordinación de movimientos que muchos de ellos tienen los hace más vulnerables.

Dentro de cada casa hay cosas que, en un sitio donde no deberían estar, constituyen obstáculos. Por ejemplo, zapatos tirados en los pasillos, superficies mojadas, falta de luz en las habitaciones, baños sin agarraderas, alfombras quen o estén aseguradas al piso, objetos y muebles atravesados pueden ser causantes de caídas y lesiones.

Los lugares donde más ocurren accidentes caseros son la cocina, el baño y el cuarto de estudio o donde se guardan los implementos tecnológicos.

Además, si se dejan los medicamentos al alcance de los menores o de adultos mayores, las intoxicaciones pueden ser muy serias y poner en riesgo la vida de las personas.

"Debe haber un adulto responsable que vigile que cada medicamento se tome al pie de la letra sin confusiones y que los guarde todos en un lugar de difícil acceso para los menores", manifestó la farmacéutica Laura Flores.

Recomendaciones de los especialistas
  • Tenga cuidado con los objetos muy pequeños; dejarlos al alcance de niños menores de cuatro años puede hacer que estos busquen tragárselos y esto puede causarles asfixia.
  • Los cables eléctricos pueden enredarse entre los pies o manos de un niño que aprende a caminar o gatear y generar lesiones. Se debe tener especial cuidado con los del árbol de Navidad, pues el árbol puede venirse abajo y caerle encima.
  • Prohíba a los menores jugar en la cocina mientras los alimentos se preparan, el agua hirviendo podría caerles encima o podrían lesionarse con un cuchillo.
  • No se deben trasladar líquidos tóxicos a envases de refrescos, esto puede confundir fácilmente a las personas e intoxicarlas. Coloque estos líquidos en envases, escriba en ellos claramente lo que contiene y déjelos fuera del alcance de los niños. 
  • Cubra los apagadores eléctricos para evitar que los niños introduzcan algún objeto en las ranuras.
  • Mantenga el suelo libre de objetos, ponga especial cuidado cuando los pisos están mojados y procure disponer de materiales antideslizantes en las bañeras.
  • No descuide los objetos punzocortantes.

Si su niño se accidenta o intoxica, llame inmediatamente al 911.