En concreto, los investigadores, de centros de EEUU, Francia y España, usaron un fármaco en investigación --un anticuerpo monoclonal-- diseñado para bloquear una proteína llamada PD-L1.

 31 mayo, 2014
investigador, doctor, microbiólogo, foto con fines ilustrativos
investigador, doctor, microbiólogo, foto con fines ilustrativos

Un equipo internacional de investigadores presentó la primera terapia inmunológica de nueva generación capaz de reducir los tumores en cáncer de vejiga, enfermedad en la que no se han logrado avances terapéuticos en casi 30 años.

Esta es la principal conclusión de un estudio dado a conocer en la 50 reunión de la Sociedad Americana de Oncología Clínica (ASCO), según el cual el 43% de los pacientes que participaron en el trabajo vieron reducido el tamaño de sus tumores.

Esta terapia dirigida es un avance en inmunoterapia, tratamiento de enfermedades mediante la potenciación o debilitamiento de los mecanismos inmunitarios.

En concreto, los investigadores, de centros de EEUU, Francia y España, usaron un fármaco en investigación --un anticuerpo monoclonal-- diseñado para bloquear una proteína llamada PD-L1.

De un total de 68 pacientes se seleccionaron para este estudio 30, que previamente habían recibido tratamiento estándar y cuyos tumores habían sido caracterizados como positivos para PD-L1 (que tienen alterada esa proteína).

El trabajo se encuentra en fase I, primeros ensayos con pacientes en los que se mide, entre otros, la tasa de respuesta y la seguridad del fármaco, en este caso propiedad de Roche.

Las células tumorales son capaces de evadir el sistema inmune y lo hacen de múltiples maneras.

Cada tipo de impedimento que pone la célula tumoral al sistema inmune se llama punto de control.

Precisamente, en este trabajo lo que se ha testado es cómo contrarrestar uno de esos puntos de control (el PD-L1), explicó la investigadora Cristina Cruz.

“Es la primera vez que una de estas inmunoterapias de nueva generación se investiga en cáncer de vejiga y resulta especialmente sorprendente la eficacia que el tratamiento consigue”, dijo la especialista.

Si se utiliza este anticuerpo --llamado MPDL3280A-- en los pacientes con PDL1 positivo, se consigue un beneficio que es sustancialmente mayor que si esta proteína es negativa (no aparece alterada).

“La mayoría de respuestas, con reducción del tamaño del tumor, se produjeron muy rápido, en torno a las seis semanas, pero algunos pacientes necesitaron un poco más de tiempo en responder”, añadió.

El carcinoma de vejiga metastásico va asociado a un mal pronóstico y unas opciones terapéuticas limitadas.

Es el noveno tumor más común a nivel mundial.

Etiquetado como: