Medida aplica para las áreas de consulta externa, ortopedia, radiología, farmacia, laboratorio y cirugía de hombres y de mujeres

Por: Silvia Artavia 24 junio
La iniciativa cuenta con la asesoría del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad (Conapdis).
La iniciativa cuenta con la asesoría del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad (Conapdis).

Los perros guía, esas inteligentes mascotas que funcionan cual par de ojos para las personas ciegas, pueden ahora ingresar con sus amos al hospital de San Carlos, en Ciudad Quesada, Alajuela.

El acceso para el visitante y su can está permitido en las áreas de consulta externa, ortopedia, radiología, farmacia, laboratorio y cirugía de hombres y de mujeres. Se restringe en cuidados intensivos, salones de aislamiento, quirófanos y sala de partos.

Los beneficiados no solo tendrán la oportunidad de entrar con sus perros a realizar las diligencias, sino que también pueden hacer visita en las especialidades que, por su naturaleza, albergan a pacientes internados.

La medida fue implementada por este centro médico luego de una capacitación impartida a 25 de sus funcionarios para que comprendieran la importancia de respetar los derechos de las personas con discapacidad.Sin embargo, el programa dio tan buenos resultados, que el hospital lo adoptó como parte de su protocolo.

Édgar Carrillo, director del centro médico sancarleño, dijo que con esta estrategia procuran abrir espacios para una población históricamente no consultada en la toma de decisiones que corresponden al respeto de sus derechos.

"Redactamos un protocolo para no violentar los derechos de las personas con discapacidad; en este caso, los no videntes.

Los beneficiados no solo podrán entrar con sus perros a realizar las diligencias, sino también a visitar a pacientes.
Los beneficiados no solo podrán entrar con sus perros a realizar las diligencias, sino también a visitar a pacientes.

El documento se entregó, se discutió con las jefaturas involucradas y se comunicó a los subalternos", aseguró el médico.

La iniciativa cuenta con la asesoría del Consejo Nacional de Personas con Discapacidad (Conapdis).

Abby Fernández, directora regional de esa instancia, se mostró complacida de que el hospital considere las necesidades de este grupo etario a la hora de actualizar sus protocolos.

También participan la Asociación de Ciegos de la Zona Norte y el Patronato Nacional de Ciegos.

A prueba

Para medir la puesta en marcha del protocolo, Conapdis llevó al centro médico a dos personas ciegas, quienes, sin ningún contratiempo, visitaron a dos pacientes internados en las áreas de cirugía de hombres y cirugía de mujeres.

La prueba se complementó con una charla a los funcionarios de seguridad, nutrición y enfermería impartida por el Consejo.