A pesar de los beneficios, no son muchos los amos que hacen recorridos con sus mascotas

 19 junio
El proyecto de Ley de Bienestar Animal que se discute en el Congreso tiene un nuevo texto, que establece la protección para animales domésticos y domesticados, o sea, que convivan con el hombre.
El proyecto de Ley de Bienestar Animal que se discute en el Congreso tiene un nuevo texto, que establece la protección para animales domésticos y domesticados, o sea, que convivan con el hombre.

Chile

Diversas investigaciones han revelado que sacar a pasear a las mascotas disminuye el riesgo de hipertensión, diabetes, obesidad y artritis, entre otras enfermedades.

"También brinda bienestar psicológico. Pasear al aire libre con los perros ayuda a desconectarse de la rutina y bajar los niveles de estrés", asegura Tomás Miño, psicólogo de la Clínica Las Condes, en Chile.

El experto añade que el ya tener una mascota disminuye la sensación de soledad y permite salir de sí mismo por un rato al tener que cuidar y preocuparse por otra criatura, aumentando la empatía y mejorando la autoestima.

A pesar de la serie de beneficios que aporta el "efecto Lassie", no todos los humanos que tienen animales salen a pasear con ellos.

Preocupados por esta situación, un equipo de investigadores de la Universidad de Liverpool (Inglaterra) realizó un estudio con 2.000 voluntarios para saber cuáles eran las razones de por qué no lo hacían.

No importa el tamaño

Entre estas destacan el no sentirse tan cercanos a sus perros y no tomarse en serio sus necesidades. Además, los participantes declararon que no paseaban a sus mascotas porque no tenían parques cerca, o bien porque le dejaban esta tarea a otro miembro de la familia o a un paseador de perros.

"La flojera es la principal razón de por qué las personas no sacan a pasear a sus perros", afirma Marcos Vásquez, veterinario y académico de la Universidad Mayor.

El especialista recomienda a los dueños salir con sus animales de compañía desde que son cachorros, después de que les hayan puesto las vacunas básicas, lo que en promedio sucede a los cuatro meses.

Los perros pequeños y medianos, aquellos que no superan los 13 kilos de peso, aproximadamente, tienden a salir menos con sus amos que los de mayor tamaño, reveló el estudio.

"Hay un desconocimiento en cuanto a las necesidades de los perros chicos, como los poodle toy. La gente cree que como el espacio en el que viven es proporcionalmente grande para ellos, no necesitan salir. Pero sin importar el tamaño, los perros que viven en departamentos o en espacios reducidos, necesitan paseos. Es importante que interactúen con el medio externo, con otros olores y otras mascotas. Así liberan energía, reducen la ansiedad e incluso la agresividad", añade Vásquez.

Por otro lado, Miño agrega que al salir con las mascotas también se fortalecen los lazos emocionales entre individuos y animales.

"Esto genera un bienestar para ambos. Los perros son muy sensibles a las emociones de los humanos y sus conductas. Si la relación es de cariño, preocupación y juego, los animales se sienten más queridos y lo demuestran", concluye el especialista.