18 noviembre, 2015

Perú

En entrevista con un programa de TV, el reconocido actor estadounidense Charlie Sheen admitió ser portador del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

Según relata el ex protagonista de la comedia Two and a Half Men, fue diagnosticado hace cuatro años, tras someterse a chequeos médicos para determinar el origen de un fuerte y constante dolor de cabeza.

Los nuevos tratamientos y mejores sistemas de salud pública permiten a los pacientes con VIH continuar con sus vidas de manera normal y prolongada. Sin embargo, aún existe mucha desinformación por parte de la población mundial.

Presentamos algunos puntos claves para comprender esta infección.

1- ¿El VIH y el sida son lo mismo? ¿Cuáles son las diferencias? El VIH es un virus que destruye las células del sistema inmunológico y origina un deterioro en las defensas del organismo. Esto ocasiona que el cuerpo del paciente esté expuesto a infecciones oportunistas, llamadas así porque los agentes patógenos se aprovechan del debilitamiento del sistema inmune. El sida, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es la fase final de las personas que viven con VIH. Consiste en la aparición de una infección oportunista. La OMS indica que existen más de 20 infecciones vinculadas al virus, así como varios tipos de cáncer.

El VIH ataca el sistema inmunológico del cuerpo. | ARCHIVO
El VIH ataca el sistema inmunológico del cuerpo. | ARCHIVO

2-¿Cómo se transmite el VIH? El doctor Ciro Maguiña Vargas, médico infectólogo y vicerrector de Investigación de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, explicó que el virus es transmitido de tres formas: por sexo no protegido o inadecuado, por el uso de jeringas infectadas y por la transfusión de sangre contaminada. Detalló que 97% de los casos de transmisión se debe al sexo no protegido y recalcó que vivir con un paciente con VIH no quiere decir que uno se vaya a contagiar.

3- ¿La infección por VIH causa algún síntoma? Los síntomas en el paciente se presentan cuando la infección ha alcanzado su fase final, es decir, el sida. Sin embargo, Maguiña indica que un 30% de los casos presenta ciertas dolencias luego de dos o tres semanas de que el virus ingresa al organismo: fiebre, diarrea o meningitis, entre otros. Pero cabe resaltar que lo común es que los signos de infección aparezcan al cabo de cinco o 10 años de contraer el virus. En estos casos, el paciente presenta diarrea crónica, pérdida de peso, úlceras en la boca, herpes, dolores de cabeza intensos y meningitis.

4-¿Cuál es la expectativa de vida de un paciente con VIH? ¿Un paciente con los síntomas de sida sin tratamiento puede morir en uno o dos años?, advierte el experto. Pero subraya que si el virus es detectado de manera temprana y se controla el nivel de las defensas (que debe estar por encima de 500) mediante un tratamiento farmacológico de por vida, las personas pueden tener la misma expectativa de vida que una sana. ¿Es como los hipertensos o diabéticos: si uno toma sus pastillas y sigue con su tratamiento sobrevivirá?, afirma Maguiña.

5-¿Cuáles son las infecciones oportunistas que más afectan a las personas con VIH? Según la OMS, la tuberculosis mata a casi 360.000 personas infectadas con el VIH. Existen otras enfermedades como neumonías, meningitis, encefalitis, diarrea, etc. "Hay daño en el intestino, piel, cerebro y en el pulmón", afirma Maguiña.

A tener en cuenta. Las verdades sobre el VIH. Existen varios mitos que rodean al VIH y al sida. De acuerdo con el doctor Ciro Maguiña, primero se debe saber que no hay una cura para esta infección. Existen casos aislados como el del paciente de Berlín y el de una adolescente francesa. En ambas personas, los niveles de VIH en sus organismos son casi indetectables. Se asume que esto se debe a una rara protección genética.

Segundo, no hay una vacuna para prevenir la peligrosa infección. Los especialistas están ensayando fármacos potenciales, pero todavía no se creado una que sea sostenible a largo plazo.

Tercero, el éxito de la terapia para combatir el VIH consiste en el consumo permanente de antirretrovirales. Este conjunto de fármacos detiene o altera la reproducción del virus en el organismo.