Por: Irene Rodríguez 27 septiembre, 2016

América Latina está libre de sarampión. Así lo confirmó la Organización Panamericana de la Salud (OPS) la mañana de este martes.

Luego de 22 años de esfuerzos, la OPS confirmó que esta es la quinta enfermedad prevenible por vacunación que ha logrado erradicarse de la región. Anteriormente ya se habían erradicado la viruela (1971), la poliomelitis (1994), la rubeola (2015) y el síndrome de rubeola congénita (2015).

"Este es el resultado de un compromiso que se hizo más de dos décadas atrás, en 1994, cuando los países de las Américas se comprometieron a terminar con el sarampión al comienzo del siglo XXI", expresó en un comunicado de prensa Carissa Etienne, directora de la OPS.

A diferencia de América Latina, en Estados Unidos y Europa esta enfermedad está regresando, entre otras cosas por la acción de grupos antivacunas que no permiten que sus hijos sean vacunados.

El último caso autóctono de sarampión en la región se dio en el 2002. Sin embargo, América Latina no se pudo declarar libre de la enfermedad durante década y media pues se seguían dando casos importados (de personas que se infectaron en el extranjero, pero que enfermaron y se trataron dentro de su país).

Pese al anuncio de este martes, Etienne advirtió que aún no puede cantarse victoria.

"El sarampión sigue circulando ampliamente en otras partes del mundo, por lo que debemos estar preparados para responder a los casos importados. Es fundamental que sigamos manteniendo las altas tasas de cobertura de vacunación y es crucial que los casos sospechosos de sarampión sean reportados de inmediato a las autoridades para que le hagan seguimiento", manifestó la jerarca.

En esta foto de archivo, tomada el 29 de enero del 2003, se muestra un frasco de la vacuna de la viruela, suficiente para inocular 100 personas en Los Ángeles, Estados Unidos.
En esta foto de archivo, tomada el 29 de enero del 2003, se muestra un frasco de la vacuna de la viruela, suficiente para inocular 100 personas en Los Ángeles, Estados Unidos.

A diferencia de América Latina, en Estados Unidos y Europa esta enfermedad está regresando, entre otras cosas por la acción de grupos antivacunas que no permiten que sus hijos sean vacunados.

En California, Estados Unidos, en el 2015 se registró un brote de esta enfermedad. Este es uno de los estados con más apoyo de movimientos antivacunas. Además, el año pasado también se registró la primera muerte por sarampión en Estados Unidos en los últimos 12 años. Se dio en Washington, en una mujer con el sistema inmunitario deprimido.

Enfermedad de cuidado.

El sarampión es una enfermedad muy contagiosa, causada por virus. Se propaga por contacto con gotitas provenientes de la nariz, boca o garganta de una persona infectada. Los estornudos y la tos lanzan gotitas contaminadas al aire. Los síntomas, por lo general, comienzan de 8 a 12 días tras la exposición al virus (periodo de incubación), pero las personas pueden contagiar a otros desde el primer momento en que se exponen al virus.

Estos síntomas incluyen erupciones en la piel que causan comezón, tos, fiebre, dolor muscular, conjuntivitis y dolor de garganta. La enfermedad suele ser leve o moderadamente grave; las hospitalizaciones alcanzan entre 20% y 25% de los casos. La mortalidad es del 0,2%, casi siempre en menores de cinco años.