4 diciembre, 2015
Los estudiantes: Jerson Castro, Jackeline Rojas, Natalia Bolaños, karol Quesada, Luis Castillo y Alejandro Flores consiguieron la nota máxima (900 puntos) en el examen de admisión de la Universidad de Heredia (UNA).
Los estudiantes: Jerson Castro, Jackeline Rojas, Natalia Bolaños, karol Quesada, Luis Castillo y Alejandro Flores consiguieron la nota máxima (900 puntos) en el examen de admisión de la Universidad de Heredia (UNA).

El esfuerzo dio frutos para ocho estudiantes que obtuvieron la nota máxima de admisión para la Universidad Nacional (UNA). En este caso, ellos obtuvieron 900 puntos de 900 posibles.

Ellos provienen de zonas muy diferentes del país y de muy distintos ámbitos. El 55% es de colegios públicos y el 40% realizó sus estudios en colegios nocturnos, liceos rurales o educación abierta.

Por ejemplo, Yeny Quirós Vargas, estudia en el Liceo de Puriscal; Olger Rojas Rivera, en el Colegio Nocturno de Palmares de Pérez Zeledón; Natalia Bolaños Murillo, y Jaqueline Rojas Oviedo son alumnas del Liceo Experimental Bilingüe de Grecia; Alejandro Flores Herrera se graduó de Colegio Técnico Profesional Jesús Ocaña, Karol Quesada Noguera del Colegio Seminario; Jerson Castro Araya del Liceo Experimental Bilingüe de San Ramón y Luis Castillo Briceño ganó su bachillerato a distancia.

Esta es una de las características del proceso de admisión de la UNA. Este centro de estudios aplica el mismo examen de admisión de la Universidad de Costa Rica (UCR). Sin embargo, su proceso de ingreso es muy distinto. Desde 2009, la calificación se obtiene combinando más variables. Los aspirantes se agrupan en tres estratos, de manera que participen con personas con características similares.

Así, en el estrato 1 están los colegios privados, subvencionados, científicos, humanísticos y extranjeros. El estrato 2 se destina para los colegios públicos, y el estrato 3 es para colegios nocturnos, liceos rurales y bachillerato por madurez o a distancia.

"Este modelo da mayor oportunidad a personas que merecen estar dentro del sistema educativo. Hemos mejorado la atracción de gente que muchas veces quedaba fuera del proceso. Además, esto no solo se trata de graduar profesionales, también de colocarlos en el mercado y eso lo hemos logrado", aseguró Alberto Salom, rector de la UNA.

No todos están decididos en cuál será exactamente la carrera que seguirán. Los más seguros son Luis Castillo, que estudiará piano y Karol Quesada que se inclina a Gestión ambiental. Los demás aseguran pensar bien sus opciones, pues, aunque ya saben más o menos el área de su preferencia, consideran que es una decisión para toda la vida y requiere de mucha reflexión.

La UNA rindió homenaje también a otros 12 estudiantes destacados, que obtuvieron más de 880 puntos de admisión.