Vida útil del órgano se vería acortada, lo que elevaría el riesgo de desarrollar males

 20 octubre, 2014

Los Ángeles, EE. UU. EFE y Redacción Una investigación médica señala que la obesidad acelera el envejecimiento del hígado, dato que arroja una importante advertencia para quienes sufren esta condición física y alimentaria.

El análisis, desarrollado por la Universidad de California Los Ángeles (UCLA), es el primero en relacionar directamente el peso del cuerpo humano con el envejecimiento de este órgano vital.

“Este es el primer estudio que evalúa el efecto del peso del cuerpo en las edades biológicas de una variedad de tejidos humanos ”, aseguró el doctor Steve Horvath, profesor de Genética y Bioestadística de la UCLA y director del estudio.

“Dada la epidemia de obesidad en el mundo occidental, los resultados de este estudio son altamente relevantes para la salud pública ” , agregó Horvath.

Los investigadores analizaron cerca de 1.200 muestras de tejido humano para su investigación, de las cuales 140 correspondieron a tejidos de hígado.

Hallazgos. La investigación de UCLA, desarrollada en conjunto con un equipo de investigadores alemanes, encontró que la edad biológica (o “epigenética”, como la denomina Horvath) del hígado aumenta 3,3 años por cada 10 unidades del índice de masa corporal (IMC).

De acuerdo con el estudio, el IMC (la relación entre peso y estatura) no afecta la edad biológica de la grasa, el tejido muscular o la sangre, pero sí tiene una incidencia directa en el hígado pues acorta su vida útil.

La investigación, publicada en la revista científica Actas de la Academia Nacional de Ciencias , encontró que, en ese sentido y a modo de ejemplo, el hígado de una mujer que pesa poco más 90 kilos es aproximadamente tres años más viejo que el hígado de una mujer que pesa algo más de 60 kilos, si ambas tuvieran la misma estatura.

Órgano vital. El hígado secreta sustancias que ayudan a la digestión de los alimentos y además elimina toxinas y compuestos nocivos del torrente sanguíneo, tales como el alcohol.

A este órgano lo afectan una variedad de enfermedades que incluyen la hepatitis, la cirrosis y hasta el cáncer.

Tales afecciones podrían llevar a la necesidad de un trasplante de hígado, el órgano más grande dentro del cuerpo.

A nivel local. Según la Memoria institucional del Ministerio de Salud, un 36,1 % de los costarricenses sufren sobrepeso, y un 26 % padecen obesidad.

Ellos tendrían más riesgo de enfermedades hepáticas.