Estos programas aumentan los conocimientos de los estudiantes mucho más allá de lo que aprenden en las aulas

 4 marzo, 2014

Chicago

cerebro, mente
cerebro, mente

A los 80 años, Dan Winship, médico y profesor, tiene una última y agridulce oportunidad de enseñar algo sobre medicina en un novedoso programa para estudiar la enfermedad de Alzheimer.

Titulado Buddy (amigos), el programa de la Northwestern University y de otras instituciones educativas vincula a futuros médicos con pacientes con problemas de demencia, como el Alzheimer, enfermedad que tiene Winship.

Así, el futuro médico tiene la posibilidad de estudiar de cerca los efectos desastrosos de este padecimiento que afecta a millones de personas en todo el mundo.

Al paciente, por su parte, le regala la sensación de que está haciendo algo útil y la posibilidad de mantener relaciones sociales antes de perder por completo la lucidez.

Además, los programas de este tipo ayudan a eliminar el estigma asociado con el Alzheimer, expresó Bech Kallmyer, vicepresidente de la Asociación del Alzheimer que supervisa las relaciones con el exterior.

La diagnosis es siempre un golpe duro pero el programa ayuda a atenuarlo, coinicidó Winship, quien considera que el programa le da la oportunidad de combinar su amor por la medicina con su pasión por la enseñanza.

“Es algo que mete miedo, difícil, pero el que tengas Alzheimer no quiere decir que tu vida se haya acabado: todavía puedes contribuir y hacer una vida relevante”, manifestó.

La Asociación informó que estos programas aumentan los conocimientos de los estudiantes mucho más allá de lo que aprenden en las aulas.

Aproximadamente el 75% de los estudiantes que participan en ellos son de primer ingreso y se especializan en campos relacionados con el Alzheimer más adelante en su carrera, de acuerdo con la directora de ese programa Darby Morhardt.

Etiquetado como: