Razones por las que su hijo no come bien: la comida en sí, el ambiente y porciones

Por: Irene Rodríguez 4 octubre, 2014

¿Le cuesta que su hijo coma?, ¿se ha vuelto recurrente rogarle y hasta perseguirlo para que coma?

Especialistas en Pediatría y Nutrición sostienen que esto no se debe, necesariamente, a una rabieta: cada niño tiene requerimientos de alimentación distintos.

Para la nutricionista Raquel Tejada, un error común es creer que el menor debe comer como lo hacía su hermano mayor o su vecino.

“La cantidad de alimento que cada persona necesita es muy variable. Algunos niños comen mucho más o mucho menos que sus compañeros de la misma edad y tamaño y, eso, no significa un problema de salud”, comentó Tejada.

Dar alimentos con diferentes colores es una de las técnicas para que los niños le tomen el gusto a la comida. | ARCHIVO/ IMAGEN CON FINES ILUSTRATIVOS
Dar alimentos con diferentes colores es una de las técnicas para que los niños le tomen el gusto a la comida. | ARCHIVO/ IMAGEN CON FINES ILUSTRATIVOS

Según Tejada, hay tres razones por las cuales los menores no comen. Estos factores son la comida en sí misma, el ambiente y el tamaño de las porciones.

Si usted, por ejemplo, le sirve la misma cantidad que a los hermanos menores o le da de merendar una o dos horas antes de la cena o lo ve comer muy lento, el problema puede ser que usted le da mucha comida y, por eso, no come.

Si, por el contrario, usted debe reclamarle mucho para que coma y hay mucha tensión, esto puede deberse al ambiente.

“Si el niño ve muchas tensiones, el momento de comer no va a ser agradable y eso puede hacer que no quiera comer. Procure un momento agradable”, dijo Tejada.

Finalmente, la nutricionista destaca que en casos de comidas específicas, es preferible consultar a un especialista si hay posibilidad de alergias o intolerancias hacia dicho alimento .