Por: Irene Rodríguez 29 febrero, 2016

Si una mujer está por tener un hijo y puede escoger cuándo nacerá a través de una cesárea programada, es posible que busque el 28 de febrero o 1.° de marzo, pero no el particular 29 de febrero.

Mujeres prefieren evitar partos en día bisiesto
Mujeres prefieren evitar partos en día bisiesto

Esta es una práctica común en hospitales privados, donde la gran mayoría de los bebés nacen por cesárea.

“Las mujeres te lo piden, no quieren tener hijos ese día, es como si a nadie le gustara una fecha así para el cumpleaños. Si la embarazada ve que tiene la fecha (de parto) cerca, pide una cesárea para un día antes o uno después”, comentó el ginecólogo Francisco Fúster.

“Eso, si el bebé no ‘decide’ lo contrario; él manda en eso, sea la fecha que sea o la hora que sea. Si entra en labor de parto, uno sigue”, dijo.

Hace cuatro años, en el 2012, ya se veía este fenómeno y La Nación lo reportó.

“En la Clínica Bíblica no nació un solo niño en esta fecha, pero el martes 28 vinieron al mundo nueve bebés y para el 1.° de marzo, hay programadas cinco cesáreas. En el Hospital La Católica la situación fue exactamente la misma. El martes se dieron dos nacimientos, pero ayer no se registraron”, citó la nota de ese entonces.

Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en el 2004, 159 ticos vinieron al mundo el 29 de febrero en los distintos hospitales del país, cifra mucho menor a la del día anterior (177) y que dista aún más de la del 1.° de marzo (205).

En el 2008, hubo 170 nacidos el 29 de febrero, contra 212 del 28 de febrero y 174 del 1.° de marzo.

Finalmente, en el 2012, los 201 nacimientos del 29 de febrero fueron un poco menores a los 205 del 28 y los 217 del 1.° de marzo.

La diferencia en las cifras es pequeña, pues el 94% de los partos en el territorio nacional son atendidos en la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), donde solo se programa cesárea cuando el caso lo amerita.

El promedio nacional de cesáreas oscila entre el 21% y el 22%, pues en los centros privados, la mujer tiene la opción de elegir.