Muchos alimentos típicos de la época son altos en azúcar y carbohidratos

Por: Irene Rodríguez 9 abril
Modere su ingesta de comidas tradicionales de Semana Santa
Modere su ingesta de comidas tradicionales de Semana Santa

El almuerzo comienza abriendo latas de atún, sardinas y tarros de escabeche, y, para postre, miel de chiverre con helados. Menos de tres horas después, el café es acompañado con uno o dos tamales de frijol y hasta un poco de arroz con leche. La cena puede ser una combinación de lo anterior.

Y esto se repite más de un día de la Semana Mayor: un menú alto en carbohidratos y azúcares y en el que además, se consume mayor cantidad de alimentos de los que se ingieren en una semana normal.

“Cuando la gente está de vacaciones o tiene más tiempo libre que de costumbre (como es el caso de los días feriados) es muy común que de por sí coma más de la cuenta y que la actividad física la deje de lado. Ya solo esto puede representar un riesgo”, expresó la nutricionista Nancy Murillo.

Medida. Como sucede con las comidas propias de la época navideña y de Semana Santa, estas en sí mismas no son malas; el problema es que es muy fácil abusar de ellas.

“Si como dos empanadas de chiverre no tienen nada de malo, el punto es que hay personas que las comen a diario en el desayuno, almuerzo y cena”, manifestó la especialista.

Murillo enfatizó en que la forma de preparar estos alimentos también es algo que influye mucho en cuán sano es lo que nos llevamos a la boca.

“El chiverre, por ejemplo, es rico en vitaminas, es muy alto en fibra. El problema no es el chiverre en sí mismo como fruta, si no cuánto chiverre viene en lo que nos estamos comiendo. Por ejemplo, la miel de este producto tiene mucha tapa de dulce y eso ya aumenta su contenido de azúcar y de calorías”, señaló la profesional.

Con el característico tamal de frijol (común en estos días), según Murillo, sucede algo similar que con el tamal navideño. El de frijol tiene la ventaja de no ser cocinado con cerdo y eso baja su contenido calórico y de grasa, pero igual debe consumirse con moderación.

Con el atún, uno de los protagonistas de la Semana Santa, Murillo recordó que es mejor comprar la presentación en agua y no en aceite, y evitar aderezarlo con mayonesa, natilla o queso crema y preferir el jugo de limón, cebolla, tomate y ajo.

En cuanto a las sardinas, también es ideal preferir las que son preparadas en salsa de tomate y no en aceite.

En ambos casos, la porción que se consume debe ser inferior a una lata de 140 gramos.

Comidas Semana Santa
Comidas Semana Santa

Pacientes de más cuidado. Si usted padece alguna enfermedad como diabetes, hipertensión o tiene obesidad, los cuidados deben ser aún mayores.

El primer consejo, según el endocrinólogo español Matías García, es que si ya está tomando algún medicamento para controlar su padecimiento no lo abandone y lo cumpla tal cual se le indicó en su receta.

“Son días de vacaciones del trabajo, no de sus medicinas. Usted se lleva a su enfermedad de vacaciones con usted y no puede descuidarla si no quiere sufrir las consecuencias y volver atrás”, puntualizó García, quien estuvo recientemente de visita en Costa Rica para dictar a un seminario a periodistas.

“El problema con estos pacientes es que muchas veces no presentan síntomas y no perciben el daño en su salud. En el caso de una persona con colesterol o triglicéridos altos, por ejemplo, la enfermedad puede descontrolarse con solamente tener unos pocos kilos de más”, precisó el médico.

¡Muévase! Lo que es una certeza es que independientemente de si usted mantiene un peso ideal, ganó unas cuantas libras o tiene algún tipo de padecimiento crónico, nunca deje moverse.

Si asiste a un gimnasio, es posible que vaya a estar cerrado algunos de los días santos, pero entonces, acuda a su imaginación: opte por trotar o caminar alrededor de su casa, hacer abdominales o incluso, ponerle un poco más energía a las labores domésticas, que bien puede hacerlas más entretenidas.

Y si aún no hace ejercicio, es buen momento para empezar. Recuerde que con caminar 30 minutos al día, ya estará haciendo mucho por su salud.