Ello no excluye las normas de actividad física, pero la comida es vital en proceso

Por: Irene Rodríguez 30 junio, 2014

Solo mejorar su alimentación puede hacerlo bajar el riesgo de padecer diabetes.

Agregar más comida integral (o grano entero), más frutas y vegetales, y reducir la cantidad de bebidas azucaradas y de grasas saturadas bajan las posibilidades de que se altere el índice de glucosa.

Un estudio de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard señaló que, luego de cuatro años con estas medidas, las personas bajan su riesgo de diabetes en un 10%.

La investigación, presentada durante el 74.° Congreso de la Asociación Estadounidense de Diabetes , sugirió que tal hábito por sí solo ya baja el riesgo de esta enfermedad, independientemente de otras medidas, como hacer ejercicio.

Una dieta alta en alimentos integrales y frutas sería la solución. | THINKSTOCK
Una dieta alta en alimentos integrales y frutas sería la solución. | THINKSTOCK

Sin embargo, los investigadores son enfáticos en que esto no quiere decir que los ejercicios se deban dejar de lado. “Independientemente de si la persona logra perder mucho o poco peso, el riesgo de diabetes sí baja”, indicó en un comunicado de prensa Sylvia Ley, autora principal del artículo.

“Eso sí, el hacer una rutina de ejercicios va a mejorar los resultados no solo para diabetes, sino para enfermedades como hipertensión o infartos, y, por supuesto, si usted fuma, los beneficios pueden no ser tan grandes como en las personas que no lo hacen”, añadió.

Otro punto destacable es que el beneficio se vio por igual en todos los pacientes, sin importar cuán mala era su dieta cuando cambiaron su plan de alimentación.

“No importa cuál era el punto de entrada de los participantes, el mejorar la dieta fue igualmente beneficioso para todos; eso les resta pretextos a las personas que creen que ya no pueden revertir el daño que le han hecho a su salud con su forma de comer”, comentó Ley.