Por: Irene Rodríguez 6 mayo, 2016

La celiaquía es una enfermedad que hace unos años aparecía de manera esporádica en una de cada 100 personas; ahora pareciera estar sobrediagnosticada.

“Lo triste es que hoy el ser celíaco pareciera ser un mal de estatus, y el comer libre de gluten se ha convertido, para muchos, en una moda”, comentó la gastroenteróloga Flor Guillén.

“Los pacientes son diagnosticados por médicos generales, por nutricionistas y por gente que no está capacitada para detectar la enfermedad. La celiaquía se hizo una moda, al punto de que hay gente que adopta dietas libres de gluten solo porque sí”, añadió la doctora.

Peligros. Para la especialista, esta situación puede ser muy riesgosa, especialmente porque si la persona no tiene la enfermedad y consume productos libres de gluten, podría quitarle al cuerpo nutrientes necesarios.

“Hay quienes, por no comer gluten, se ponen a ingerir comidas con mayor contenido de grasas y de calorías, lo que en el largo plazo, puede ser dañino para ellos”, manifestó Guillén.

Productos libres de gluten son cada vez más comunes. | ARCHIVO
Productos libres de gluten son cada vez más comunes. | ARCHIVO

Ella no es la única en pensar eso. Alessio Fasano, director del Centro de Investigación de Enfermedad Celíaca de Estados Unidos, opina que el consumir productos libres de gluten puede perjudicar la salud en el largo plazo.

“Si usted empieza una dieta sin gluten, pero toma o come de más sustitutos como cerveza, pasta o galletas sin gluten, lo que hará será subir de peso. Una galleta común tiene 70 calorías. La misma galleta, sin gluten, puede tener hasta 210 calorías. Tienen que sustituir el gluten con algo que haga que esa galleta sea comestible, por lo que la cargan con grasas y azúcares, pero un gramo de proteína contiene cuatro calorías y un gramo de grasa, nueve”, dijo Fasano a la BBC.

Los especialistas aseguran que es un gastroenterólogo quien debe diagnosticar este mal.