En Costa Rica, se registraron 898 casos y 61 muertes entre 2011 y el año pasado

Por: Andrea González Mesén 10 mayo, 2014

El lupus eritematoso sistémico afecta en mayor cantidad a mujeres en etapa reproductiva. | THINKSTOCKPHOTOS.
El lupus eritematoso sistémico afecta en mayor cantidad a mujeres en etapa reproductiva. | THINKSTOCKPHOTOS.

Es como si se tratara de un enemigo enmascarado. Así describen los enfermos el lupus, una de las enfermedades de mayor consulta en reumatología y de la cual no se conoce a ciencia cierta su origen, pero sí sus consecuencias.

Ricardo Sáenz, jefe de Reumatología del Hospital Calderón Guardia, explicó que el lupus eritematoso sistémico es un trastorno del sistema inmunológico, donde el organismo, por razones desconocidas, autoagrede órganos o sistemas.

Ese mecanismo de acción es, precisamente, lo que complica la detección del mal.

Se calcula que esta enfermedad, catalogada como crónica, se presenta mayoritariamente en mujeres en edad reproductiva, con una proporción de un hombre por cada 12 mujeres.

Este 10 de mayo se conmemora el Día Mundial del Lupus.

En el país. Datos de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) indican que, entre 2011 y 2013, se diagnosticaron 898 casos, de los cuales 85% eran mujeres.

San José es la provincia con el mayor número de afectados; le siguen Alajuela, Cartago, Heredia, Limón, Guanacaste y Puntarenas.

“Existen curiosidades que aún no se han investigado, como que en algunos países la población negra tiene muchos más casos que la blanca; pero aquí en el Calderón vemos población de Limón y ese no es el comportamiento”, comentó Sáenz.

Raúl Alpízar, jefe de Reumatología del Hospital Max Peralta de Cartago, dijo que, pese a que las causas no están claras, se tiende a relacionar la enfermedad con hormonas, estrógenos, virus, fumado y con la exposición al sol, condiciones que también podrían ser detonantes de cuadros de crisis.

Alpízar mencionó que sistemas como el cardíaco y respiratorio, las articulaciones y riñón se afectan según la gravedad de cada caso. Aclaró que no se trata de una enfermedad genética, aunque podría ser hereditaria.

“Con los nuevos medicamentos se controla bastante bien. Antes de los años 50, la mortalidad de los lupus graves era muy alta. Actualmente, permite una sobrevida a los 10, 15 y 20 años después de detectada, de más del 85%”, añadió el especialista.

En Costa Rica, tanto la CCSS como el sector privado disponen de los tratamientos y exámenes para la detección y control, los cuales podría alcanzar los ¢5 millones por aplicación.

Según Sáenz, investigaciones mexicanas dicen que el 70% de los pacientes con tratamiento logran un buen control de la enfermedad y mantenerse estables, permitiéndoles desarrollar una vida normal o muy cerca de ello.

“En general, los pacientes tendrán un esquema de tratamiento de acuerdo con las manifestaciones que presenten. Son los menos los casos en los que no hay respuesta y se llega a la muerte”, comentó.

Registros. De acuerdo con la Caja, entre 2011 y 2013 se presentaron 61 fallecimientos debido a la complicación de órganos o sistemas.

Entre las afectaciones más visibles en los pacientes, están la artritis, la caída de cabello, y el enrojecimiento de la piel, principalmente en el rostro.

También se puede presentar calentura o fiebre y pérdida de peso, los cuales con tratamiento adecuado se pueden controlar.

“El riesgo a largo plazo es el deterioro de la función renal y las afectaciones cardíacas”, enfatizó Sáenz.

“Esta población ya no tiene por qué ser estigmatizada; el control de la enfermedad es posible”, concluyo Alpízar.