Solo incluirlas en dieta podría hacerlo perder hasta 0,34 kg en seis semanas

Por: Monserrath Vargas L. 10 abril, 2016
Las legumbres son fuente de proteína vegetal, tienen un bajo contenido en grasas y están libres de colesterol y gluten. | ARCHIVO.
Las legumbres son fuente de proteína vegetal, tienen un bajo contenido en grasas y están libres de colesterol y gluten. | ARCHIVO.

Si usted quiere perder peso y no volver a recuperarlo, garbanzos, frijoles, guisantes y lentejas no deben faltar en su mesa, según sugiere una investigación científica publicada en The American Journal of Clinical Nutrition.

Russell de Souza, investigador del Instituto de Conocimiento Li Ka Shing, del Hospital San Michael en Toronto, Canadá, llegó a esa conclusión, tras hacer una revisión y un metanálisis de 21 ensayos clínicos disponibles sobre los efectos de comer leguminosas.

Así, determinó que consumir al menos unos 130 gramos al día de este tipo de alimentos puede colaborar en la pérdida de 0,34 kilogramos (poco más de la mitad de una libra) al cabo de seis semanas.

Las investigaciones analizadas por Souza involucraron a unos 940 hombres y mujeres, quienes en promedio perdieron esa cantidad de peso, incorporando una porción de leguminosas al día y sin hacer esfuerzos adicionales para reducir la ingesta de otras comidas.

“Este nuevo estudio concuerda con otro trabajo previo, en el que encontramos que las leguminosas aumentan la sensación de saciedad en un 31%, lo que de hecho, puede resultar en el menor consumo de alimentos”, aclaró el Dr. De Souza.

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), las leguminosas resultan “clave para enfrentar la creciente obesidad en la región, la cual afecta en promedio al 22% de los adultos de la zona”.

Las Naciones Unidas proclamaron este 2016 como el Año Internacional de las Legumbres, con la idea de reconocer el aporte que estas tienen en la seguridad alimentaria y nutricional.

Beneficios. Las leguminosas poseen la particularidad de ser alimentos que se descomponen lentamente en el organismo y se pueden utilizar para reducir o desplazar el consumo de proteínas animales, así como las grasas “malas” –o trans– en la comida.

Debido a que comer leguminosas ayuda a disminuir hasta en un 5% el colesterol malo, también es un hecho que reducen el riesgo de enfermedades de tipo cardiovascular.

Con esa visión coindicide Raúl Benítez, representante regional de la FAO. “Las leguminosas son una fantástica fuente de proteína vegetal; tienen bajo contenido en grasas, son libres de colesterol y gluten y son ricas en minerales y vitaminas” .

Mientras, De Souza destacó que aunque las bajas de peso registradas en su análisis pueden ser pequeñas, saber qué tipo de alimentos hacen que las personas se sientan más llenas o satisfechas luego de comer, puede ayudar a que estas pierdan peso y no lo recuperen de vuelta.

Algunas leguminosas son originarias de Latinoamérica y fácilmente aprovechables .